Gastro Tour 2014

Durante la cena de Navidad del 2013 que compartí con varios de mis amigos más cercanos, empezamos a “presumir” de los restaurantes que unos y otros habían visitado recientemente. De hacer una breve lista de lugares a donde ir, surgió la brillante idea de ir a desayunar/comer/cenar a aquellos a los que no todos hemos ido, o de los que hayamos escuchado alguna recomendación positiva y pudiera generar una especie de curiosidad por conocerlo.

Vale la pena hacer un paréntesis para decir que, con el paso del tiempo (la mayoría nos conocemos desde hace más de 15 años) cada vez resulta más difícil organizar reuniones o eventos a los que todos podamos ir: vida en pareja, hijos, compromisos de trabajo y otras situaciones evitan que nos juntemos todos o la gran mayoría como lo hacíamos años atrás.

Lo anterior es la razón por la que decidimos formalizar estas visitas a restaurantes por lo menos una vez al mes a algún lugar que es definido con antelación por una de las parejas que hayan asistido a la última “parada” de este Gastro-tour. No hay reglas específicas sobre el lugar ni el tipo de la comida: puede ser desde el restaurante más fancy que haya llegado a la Ciudad de México (o a alguna otra entidad, incluso) hasta el puesto de tacos que encuentras en la calle y que son constantemente frecuentados por personas asiduas a reforzar el estómago (o acabar de debilitarlo) después de una noche de juerga. Lo realmente relevante es juntarnos de vez en cuando y ver a aquellos que por diversas razones les perdemos de repente el contacto.

Hasta marzo de este año, nos hemos reunido en tres ocasiones, y he de decir, las tres elecciones del lugar han sido más que atinadas. La idea de este post es hacer una breve reseña de los lugares que visitamos, y dado que ya vamos en la tercera ronda, en esta ocasión les compartiré mi experiencia en cada uno de ellos. Igual y esto les sirve para darse una vuelta a esos restaurantes y conocer de primera mano de lo que hablo:

  •          Kitchen 6. – El Kitchen 6 está definido como “GastroPub”, y el fuerte de su menú son las hamburguesas gourmet que preparan, ya sea conforme a la carta o de acuerdo a las instrucciones del comensal. Además de las hamburguesas, la carta incluye pizzas gourmet, ensaladas y sándwiches, así como platillos vegetarianos para que las personas que no coman carne no se preocupen. Como entrada, les kitchen 6recomiendo pedir unas papas a la francesa con los 6 distintos dips o salsas que las acompañan. En lo personal, como plato fuerte me gusta mucho la hamburguesa Cranberries, la que está preparada “a la cerveza” o la de atún sellado (tuve que “robar” alguna mordida a todas las que desfilaron por la mesa para decidir cual me gustaba más). Como postre, Kitchen 6 ofrece malteadas con alcohol. ¡Pero OJO! No se confíen; a menos que sean de buen diente y de estómago ancho, mi sugerencia es compartir una de éstas con alguien más, ya que de lo contrario, corren el riesgo de colapsar ante la cantidad de alimentos consumidos, y más allá de poder apreciar la calidad de los alimentos, terminarán odiando el lugar por tremenda llenadera. Como último tip, el restaurante tiene una gran variedad de cervezas, la mayoría artesanales, de diversos países, por lo que es una buena oportunidad para probar alguna que no hayan podido encontrar en los lugares más comunes. El lugar lo pueden encontrar en San Ángel, la Colonia Roma y en la Condesa. Estoy seguro que les gustará. Eso sí, es un poco caro pero vale la pena para ir con amigos con cualquier excusa.
  •          Romita Comedor. – Ubicado en la Avenida Álvaro Obregón No. 49, en la Colonia Roma de la Ciudad de México, el Romita Comedor se ha vuelto un lugar de moda debido al boom de la cultura hipster en la ciudad. Está catalogado como bar, por la variedad de tragos bastante originales y exóticos que ofrecen. Sin embargo, la maravilla del lugar no se queda ahí, sino que los alimentos con los que puedes acompañar lo que tomes lo Romita Comedorhacen ser “el paquete completo”. Y créanme cuando les digo: los alimentos son, también, una maravilla. Cuando asistimos tuvimos que pedir todo al centro para poder probar un poco de cada platillo, ante lo imposible que resulta inclinarse por uno sólo. El recinto es una casona antigua de la colonia Roma, adaptada con toques “chic” un tanto antiguos.  La música, si bien atractiva, no impide conversar a los asistentes por tener el volumen bastante modulado de acuerdo al lugar. Cuenta con un toldo retráctil que le da una cierta amplitud al lugar cuando se encuentra abierto, y un ambiente muy acogedor cuando lo cierran. La pared sur la terraza es un ventanal de piso a techo que le da el valor agregado al lugar de tener una magnífica vista de la histórica colonia Roma del Distrito Federal, en particular de noche, dándole un ambiente totalmente bohemio. Ahora, para lo que ofrecen, no es un lugar caro, teniendo en cuenta que la calidad de los alimentos y bebidas es espectacular, desde mi punto de vista. Es un lugar ideal para ir con un grupo pequeño de amigos o en pareja.
  •          Sesame (Asian Street Food). – Restaurante de comida china, este lugar se ubica en la calle de Colima No. 183 en la Colonia Roma Norte. La base de los platillos es el arroz, los famosos “noodles”, acompañados de carne de res, pollo o cerdo. La comida es la típica china; sin embargo, a diferencia de muchos restaurantes de esta variedad en el Distrito Federal, no trataron de orientalizarlos, sino que mantienen el sabor que sólo los ingredientes típicos de la comida china puede darles. La decoración del lugar es un tanto rústica, en la que predominan los muebles de madera con lámparas de diseño que le da un toque de modernidad al sitio. En esta ocasión, aun cuando la comida era buena, lo mejor para mi fueron las bebidas sin alcohol. Tienen una serie de cuatro diferentes bebidas que mezclan miel de agave, menta y cítricos entre otros, que provocarán al comensal pedir más de uno, o incluso repetir cualquiera de ellos. En verdad, son muy buenos. El ambiente es muy tranquilo, la gente que atiende es muy amable y atenta a las necesidades de los visitantes, e inclusive se dan la oportunidad de bromear con algunos para hacer la visita un poco más relajada. Eso sí, no tiene valet parking, pero cuentan con la fortuna de tener como vecino –unos metros más adelante- un estacionamiento público, que saca de apuros a la gente que se traslada en coche, a sabiendas de que estacionarse en la colonia Roma es un tanto problemático. El lugar no es caro, se pueden gastar de $300 a $400 pesos por persona aun pidiendo más de una bebida o platillo, y el restaurante se presta para ir a comer de manera casual con los amigos o en pareja.

No tengo queja de ninguno de estos tres, y si bien yo hice la sugerencia de ir al Kitchen 6, mi favorito ha sido el Romita Comedor, por la calidad de los alimentos y bebidas, pero en particular por el lugar, que lo considero magnífico. En publicaciones posteriores les hablaré sobre otros restaurantes de los que soy aficionado a visitar, así como el resumen de la cuarta ronda de este Gastro Tour, que después de tres “paradas”, todo parece indicar que tenemos una tradición a la vista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s