Blackfish – El Documental

Cuando éramos niños, ¿quién no recuerda haber asistido a algún show ofrecido por algún parque de diversiones en el que participaban animales como delfines, leones marinos o ballenas? En México tuvimos primero a Reino Aventura y ahora Six Flags un lugar de ensueño para los niños (y no tanto para los papás), en dónde no solamente podíamos subir a los más desafiantes juegos mecánicos y los más aterradores paseos temáticos, sino también se nos daba la oportunidad de observar y –para algunos afortunados- convivir con animales que en nuestra vida cotidiana es imposible encontrar.

En el parque de diversiones ubicado en el Distrito Federal, muchos fuimos testigos de las gracias y acrobacias que llevaban a cabo delfines, leones marinos y “Keiko”, la famosa ballena y personaje estelar del show, que lo mismo podía hacer destrezas con pelotas en el agua, que bañar con su peripecias a todos aquellos que se sentaban en los lugares de hasta adelante en las gradas del lugar. Era, sin lugar a dudas, un momento “mágico” poder ver a Keiko en persona, saludarlo y hasta tocarlo.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas en este tipo de espectáculos. Y no me refiero a lo que recibimos nosotros como visitantes de los parques, sino para las “atracciones” principales: los animales. Detrás de toda la parafernalia, espectáculo y alegrías que vivimos los seres humanos durante los espectáculos de esa naturaleza, no alcanzamos a ver el panorama completo, o al menos casi nadie se detiene a pensar qué hay detrás del entrenamiento, confinamiento y cautiverio de los animales que forman parte del show. Los entrenadores y personal de los parques de diversiones nos venden la idea que todo lo que hacen los animales durante los shows son actividades que también realizarían si estuvieran en su hábitat natural. No sé cómo una orca se pondría a jugar con pelotas y a dar vueltas en el océano como si todos los demás la estuvieran viendo, pero vamos a seguirles el juego a estos ilusos y hagamos de cuenta que tenemos el mismo coeficiente intelectual que ellos.

No sabemos si los animales son maltratados durante su etapa de amaestramiento, y tampoco nos informan si los entrenadores recurren a prácticas que incluyen impulsos negativos para hacer que obedezcan a las órdenes de sus cuidadores. Tampoco sabemos cómo es su alimentación, pero al menos podemos darnos una idea que el lugar en donde los guardan dista mucho de ser similar al ambiente en el que, por naturaleza, les correspondería vivir.

Todo esto viene a cuento porque hace unos días tuve la oportunidad de ver el documental “Blackfish” de la cineasta Gabriela Cowperthwaite, en el que se narran los hechos que tuvieron lugar en uno de los tantos parques acuáticos propiedad de SeaWorld, en particular los relacionados con una orca de nombre Tilikum y la muerte que ocasionó a tres personas que formaban parte de su grupo de entrenadores.

blackfishEn corto, el documental echa abajo el velo que tienen los espectáculos que incluyen a animales marinos, al revelarnos todo el proceso que va desde la caza de las ballenas (¿qué sentirían ustedes, los que son padres, que les arrebataran a su hijo sin ninguna explicación?), pasando por el traslado a su destino final, y el confinamiento del que son objeto dichos animales en, literal, jaulas metálicas más pequeñas que el departamento donde vivo. El documental también incluye entrevistas con las personas involucradas en este proceso, y con algunos testigos de la muerte de esas tres personas como resultado de los ataques de las ballenas.

Esta película pretende ser una llamada de atención para que todas las personas podamos descubrir qué hay tras bambalinas de los espectáculos que tan famosos fueron en las décadas de los 80’s y 90’s, en particular en México con la presencia de Keiko en Reino Aventura/Six Flags, y cuyo auge alcanzó la cumbre con la proyección de la película “Liberen a Willy”. Además, nos lleva un poco más allá del simple ataque de la ballena a los seres humanos, al darnos una explicación sobre lo que lleva a estos mamíferos a reaccionar de tal o cual manera. Si ustedes estuvieran encerrados durante seis días con sus noches en un cuarto metálico de 3 x 3 al que no entra la luz ni sonido, seguramente darían un par de mordidas a la persona que les abriría la puerta al finalizar el experimento.

Y aún más, el documental ahonda en el aspecto sociológico de las ballenas, haciendo énfasis en como forman parte de un grupo de animales de la misma especie que no sólo forman parte de un grupo de manera aleatoria, sino que generan un idioma, señales y comportamiento particular y muy diferente al de otro grupo de mamíferos de la misma especie, y las secuelas que genera a todos el hecho de separar a uno de los miembros de dicho grupo.

Ojalá tengan la oportunidad de ver este documental. Abriría los ojos de muchas personas que no alcanzan a ver más allá de las acrobacias de los animales que utilizan para este tipo de espectáculos, y ayudaría a crear un poco de conciencia en las personas que tienen hijos o que planean hacerlo, para enseñar a éstos que siempre hay una historia detrás de lo que vemos y, más importante, a promover el respeto de TODOS los seres vivos que habitamos en este hogar común que es el planeta tierra.

Sin lugar a dudas, es una gran lección para que toda la gente aprendamos no sólo a convivir, sino a respetar a cualquier ser vivo y a valorarlo como nuestro igual, para que futuras generaciones den un giro de 180° a la cultura del consumismo y a la idea de que los seres humanos podemos disponer del resto de los seres que encontramos en cada rincón del planeta, y podamos poner fin de manera definitiva a los espectáculos que no sólo degradan a los animales, sino dejan ver lo peor de la raza humana al festejar y promover el sufrimiento de un ser vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s