¿Conspiracionista (según el mundo)? Sí, por favor

Desde hace algunos años despertó en mi una especie de curiosidad por encontrar “algo” detrás de las cosas que vemos día con día en el mundo en el que vivimos. La gente lo llama paranoia, y quizás lo sea. Pero después de reflexionar un poco sobre los sucesos mundiales, me cuesta trabajo dejar a un lado el pensamiento de si hay algo más allá de lo que vemos, o si lo que nos presentan es, simplemente, una pantalla o cortina de humo para tapar algo de lo que no quieren que nos enteremos.

US flag brandsPor ejemplo. Todos los días vemos noticias sobre guerras o las amenazas de guerra de unos países contra otros -por lo general TODAS involucran de una u otra parte a los Estados Unidos quién sabe por qué– En la década de los 70’s fue Vietnam, después la famosa “Guerra Fría”; y más recientemente fue Iraq (en el supuesto conflicto contra Kuwait), Afganistán (derivado del “atentado por parte de Al-Qaeda y Osama Bin-Laden), Iraq una vez más al parecer encontraron petróleo que no habían podido llevarse bajo el argumento, primero, de las armas de destrucción nuclear y luego la supuesta llamada “libertad iraquí”, después Libia y la “primavera árabe” que los liberó del temible Muammar al-Gaddafi, mientras en los últimos meses está latente la amenaza contra Siria, Corea del Norte y, recién salida del horno, contra Rusia derivado del conflicto en Ucrania.

¿Qué tienen en común todos esos conflictos? En efecto: en todos, Estados Unidos está involucrado. De niño no tenía ni idea de porqué sucedían unas y otras cosas. Sin embargo, unos años más tarde ya me di a la tarea de cuestionar lo que veía en los noticieros, y me vino a la mente una pregunta que, posiblemente, todos ustedes se han hecho ¿Quién carajos le dio a los Estados Unidos la figura de “autoridad policial” del mundo? Nadie ha podido responderme, lo cual me llevó a otra pregunta: ¿Qué interés tienen los Estados Unidos en todos y cada uno de esos países? La respuesta no es sencilla. Si bien lo obvio sería decir que el interés por hacerse de la moneda de cambio que es el petróleo, encontré algo un poco más, digamos, curioso: en un mundo globalizado, en el que el sistema se mueve a través del dinero, todos los países son “anfitriones” de instituciones financieras mejor conocidas como bancos. Inclusive, todos los países tienen un banco central encargado de llevar la política monetaria de la nación y otra sarta de sandeces que nos han enseñado en la escuela. O eso creemos.

sátira4Resulta que, primero, esos bancos centrales no son instituciones estatales; es decir, no son del gobierno. Así que, dando rienda suelta a mi curiosidad continué investigando, y me encontré con algunos sitios de internet en los que se narra como, todavía en el siglo XXI hay países que NO cuentan con un banco central. ¿Cuáles son? Se preguntarán ustedes. En el año 2000, había SIETE países que no tenían un banco central: Afganistán, Iraq, Sudán, Libia, Cuba, Corea del Norte e Irán. ¿Les dice algo estos nombres? “Casualmente” son todos aquellos que representan, según los pinches gringos, una amenaza para la libertad mundial. Pero esperen, en el año 2003, el número de países sin un banco central disminuyó a CINCO: Sudán, Libia, Cuba, Corea del Norte e Irán. ¿Qué pasó con Afganistán e Iraq? No sé bien la respuesta; lo que sí sé es que en los últimos años fueron el objetivo militar de los Estados Unidos. Quizás haya alguna coincidencia por ahí. Y, finalmente, para el 2011, sólo quedan TRES países sin un banco central, adivinen cuáles: Cuba, Corea del Norte e Irán. ¿Curioso, cierto? Si mi memoria no me falla, Sudán está envuelta en una guerra civil desde hace decenas de años, y Libia…bueno, ya sabemos que pasó con Libia y Muammar al-Gadafi. Coincidencia o no, los restantes son tres de los países sobre los que escuchamos día con día noticias de la “maldad” con la que se conducen, sobre cómo abundan las violaciones a los derechos humanos, y cómo el súper héroe que es los Estados Unidos tienen que intervenir para hacer algo. Como dicen los mismos gringos por ahí: “just sayin’” (en mi pueblo reza: “yo nomás decía”). No entraré en más detalle ni en como los bancos centrales son propiedad de una familia de apellido ROTHSCHILD porque seguro me tildan de loco. Pero esos temas los dejaremos para otro día. (Una aclaración, en el 2013, Hungría nacionalizó su banco central; es decir, el Estado adquirió la titularidad del banco, que pertenecía a la familia Rothschild no sé a quién).

También podríamos hablar de las 10 empresas que controlan el mercado de la alimentación en el mundo, o de qué hay detrás de los atentados terroristas en España, Inglaterra y los Estados Unidos. O no estaría de más hablar de Wikileaks y Julian Assange (esperen, ya lo hice, aquí está). Hay tantos temas que seguro tienen algo detrás, que este post no da tiempo ni espacio suficiente para hacerlo.

sátira1Mi punto es: ¿creen de verdad que lo que vemos en las noticias todos los días es solamente eso? ¿Que no hay nada más allá de lo que vemos? ¿Que los políticos realmente tienen interés en el bien común y no en hinchar sus billeteras y las de su círculo de conocidos? ¿Creen, de verdad, que las crisis económicas son accidentales? ¿Consideran que los sistemas de educación alrededor del mundo cumplen la finalidad de realmente educar a los niños? ¿Creen que la iglesia es una institución dadivosa y caritativa que sólo busca ayudar a las personas? Y así, cientos de preguntas más podría hacerles para ponernos a debatir sobre qué es y qué no es verdad en este mundo en el que vivimos.

No busco ni pretendo convencerlos de que piensen como yo. Si algo valoro es la multiplicidad de criterios, porque al final unos y otros terminan enriqueciendo lo que sé y las ideas que tengo. Si de algo estoy seguro es que nadie tiene la verdad absoluta, y quien pretenda lo contrario como los Estados Unidos tendrá que acostumbrarse a que lo ignore, porque no discuto con personajes autoritarios.

 

Lo único que quiero es invitarlos a que no crean todo lo que ven en televisión a través de los medios, a que cuestionen si lo que nos presentan es todo el escenario, o simplemente una parte de él, o una cortina de humo para ocultar algo más. Sí, a la gente que piensa como yo le ponen una etiqueta que dice “loco”, e inclusive a algunos terminan por meterlos a hospitales psiquiátricos por estar “severamente enfermos” por alucinar cosas que no hay. Está bien, es difícil que toda la gente piense igual y, repito, no es mi intención. Sólo quiero dejar en ustedes la idea de cuestionar todo lo que ven, y decidir por ustedes mismos qué es verdad y qué no es. En este link podrán ver algunas de las imágenes o dibujos que, quieran o no, reflejan la realidad de las cosas que vivimos día con día, y que, como dice el título, reflejan el mal que hay en este mundo.

Si, a raíz de mi manera de pensar, el mundo como lo conocemos sugiere que la gente como yo es conspiracionista, mi única respuesta es: Sí, por favor.

 

#ContraElSilencioMX                              #EPNvsInternet                                    #NoMásPoderAlPoder

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s