Nikola Tesla

Muchas personas han oído hablar de éste personaje de origen serbio-americano. Sin embargo, pocos conocen bien lo que realizó en vida y las consecuencias que sus actos pudieron haber generado para la humanidad. Nikola Tesla pasó, sin mayores explicaciones, al obscurantismo de la ciencia a través de los años, siendo su obra apenas reconocida y con muy pocas menciones en los libros de historia o de ciencias. No obstante, es importante darle el lugar que merece en la historia de la humanidad, para dimensionar apenas un poco los alcances que sus actos pudieron (o pueden, si no lo destinamos a algún rincón de nuestro olvido) tener para el planeta.

De padres serbios, Nikola Tesla nació en 1856 en un pueblo llamado Smiljan del entonces Imperio Austriaco –hoy identificado en el territorio de Croacia-. Desde joven demostró tener una gran habilidad para las matemáticas, lo que le ayudó a terminar la educación media-superior en tres años, siendo que el término normal para hacerlo era de cuatro, para posteriormente inscribirse al Instituto Politécnico de Austria, en la ciudad de Graz. Sin embargo, abandonó los estudios tres años después para irse a trabajar a Maribor (hoy Eslovenia), así como para entrar de oyente en la Universidad Carolina (Charles University) en Praga, de la entonces Checoslovaquia.

nikola tesla frase 2Tras haber trabajado en varias empresas de la industria eléctrica tanto en París como en Budapest, Tesla decidió irse a los Estados Unidos en 1882, para trabajar al servicio de Tomás A. Edison en el área de ingeniería eléctrica, hasta llegar a ser el encargado de rediseñar los generadores de corriente eléctrica continua, aunque renunció después de meses de trabajo por disputas en torno al salario que éste le había prometido. Lo anterior provocó que, en 1886, Tesla fundara su propia empresa, la cual no tuvo el éxito deseado debido a los desacuerdos que tenía con los inversionistas. A raíz de esto, trabajó como obrero para conseguir dinero para vivir, mientras construía, a su vez, un motor alimentado de corriente alterna que, junto con su conocida bobina de Tesla, acaparó la atención de otras empresas como Westinghouse, cuyos procesos de ingeniería favorecían el uso de Corriente Alterna (AC) sobre la cual trabajaba Tesla. Incluso llegó a proponer que los streetcars fueran impulsados por este tipo de corriente, y no por la típica Corriente Directa (DC) cuyo uso promovía Tomás Edison.

De esta manera, Nikola Tesla se vio enfrascado en lo que se conoce como “la Guerra de las Corrientes”, que enfrentó a Edison contra Westinghouse -soportado por las patentes de Tesla- (General Electric vs Westinghouse Electric), y en la cual se trataba de controlar el mercado de la generación y distribución de energía eléctrica. Con el desarrollo de motores eléctricos utilizados para la movilidad e iluminación de las ciudades, Edison proponía una solución que resultaba costosa y, desde el punto de vista ecológico, era menos eficiente ya que la distribución de la energía generaba grandes pérdidas de potencia al momento de su transmisión. Por su parte, Westinghouse (y Tesla), promovían un sistema con base en la CA, que transportaba la energía eléctrica a mayores distancias y con una menor pérdida de potencia, lo que eficientaba no sólo el servicio de distribución, sino el uso final de los clientes a niveles mucho más seguros y menos costosos, además de ser ambientalmente más amigable. La batalla entre estas dos corrientes llevó a una pelea mediática entre Edison y Tesla, llegando incluso a instancias en las que Nikola Tesla fue expuesto a una descarga de CA, la cual atravesó su cuerpo sin causarle ningún daño, con lo que quedó demostrado que el método de Tesla era no sólo más eficiente, sino que no generaba ningún daño al cuerpo humano.

Edison vs TeslaLos avances en ésta área llevaron a Tesla a idear un sistema mundial para la transmisión de energía eléctrica sin la necesidad de utilizar cables, basado en la conductividad eléctrica de la tierra, consistente en el uso de los medios naturales proveídos por el propio planeta, así como en el aprovechamiento de la energía transmitida entre dos puntos para alimentar diversos aparatos eléctricos sin pérdidas significativas. De esta manera, Nikola Tesla ideaba una manera de proveer energía eléctrica a todas las ciudades sin la necesidad de una infraestructura costosa para los gobiernos y la gente, y a través de medios más limpios y amigables con el ambiente. Derivado de esta “guerra”, el sistema de Tesla fue adoptado por la central hidroeléctrica situada en las cataratas del Niágara, alimentando de energía eléctrica a la ciudad de Búfalo, Nueva York y alrededores.

Tesla inventó y/o desarrolló un número importante de aparatos eléctricos que, dicen, estaban muy adelantados a su época, y muestra de ello es que se le adjudicaron cerca de 300 patentes en todo el mundo. Muchas de ellas estaban en el radar de la industria militar y de inteligencia de los Estados Unidos, país en el que desarrolló la mayor parte de sus inventos. Sin embargo, la base de todos sus inventos que estaban relacionados con la energía eléctrica era, al final, proporcionar energía de manera gratuita para todas las personas, a través del desarrollo de tecnología que generar un mejor aprovechamiento de la generación de energía a un bajo costo, mediante una sola fuente de donde emanara la misma.

El problema era que, derivado de la “Guerra de las Corrientes”, diversos banqueros como J.P. Morgan y la familia Rockefeller respaldaron a Edison (incluso J.P. Morgan incorporó la compañía de Edison al conglomerado de General Electric, quienes trataron de hacerse de varias de las patentes generadas por Tesla y Westinghouse Electric), y vieron en el desarrollo de los aparatos que diseñó para la distribución de energía una gran fuente de riqueza, al vender tanto a distribuidores como a usuarios finales todos los artefactos necesarios para iluminar las ciudades y comunidades.

Lo anterior llevó a que vieran en Tesla y sus patentes un riesgo para su plan comercial, ya que Tesla amenazaba con proveer de energía sin costo a las ciudades, mientras ellos veían en la venta de los equipos de distribución una fuente de ingresos sustanciosa, poniendo así en riesgo la viabilidad del negocio de estos últimos. Mientras Tesla veía por un medio ambiente sano, el grupo de Tomás A. Edison buscaba como generar una fortuna a partir de la necesidad de la gente de tener energía eléctrica. Claro está que, una vez que éstos se enteraron de las ventajas que tenía Tesla sobre ellos, fue necesario actuar.

Se dice que Nikola Tesla murió un 7 de enero de 1943 a los 86 años, tendido sobre su cama en el hotel donde se hospedaba en Nueva York (la historia cuenta que Tesla vivía en diferentes hoteles en NY y que, a su muerte, el FBI ordenó recuperar todos los apuntes y diseños de sus inventos en todos los hoteles donde había vivido) aparentemente sin un centavo, vestido solemnemente de traje negro con los brazos doblados sobre su pecho. Sin embargo, se ha dicho también –aunque de manera más “oculta”- que Nikola Tesla fue asesinado por un grupo de personas cuya cúpula veía amenazado su futuro a raíz de los inventos y diseños cuyas patentes eran propiedad del científico serbio-americano, y como a las grandes corporaciones no les convenía que la gente tuviera acceso a energía eléctrica de manera gratuita, tuvieron que hallar una forma alternativa de lograr poner sus productos antes de que la propuesta de Tesla saliera a la luz.

nikola tesla fraseQuizás la verdad sobre las causas de la muerte de Nikola Tesla nunca la sabremos, pero lo que sí es muy claro es el esfuerzo que han hecho múltiples empresas y corporativos a lo largo de los años para ocultar las ventajas y bondades de los sistemas de generación de energía diseñados por Tesla pues, como se ha dicho más arriba, Tesla ideó y desarrolló un método para que el mundo entero tuviera acceso a energía sin gastar un solo peso de su patrimonio, y cuyas ventajas no sólo se reflejaban en los bolsillos de la gente, sino también en el nulo impacto ambiental que dicho sistema acarrearía. Obviamente, como esto afectaría a General Electric y varios banqueros que respaldaban a dicha empresa en el sentido de no poder generar ingresos a partir de sus propias ideas, sólo encontraron una manera para evitar que los inventos de nuestro personaje salieran a la luz.

Piénsenlo bien: ¿De quién han oído hablar más tanto en la escuela como en la esfera pública? ¿De Tomás A. Edison o de Nikola Tesla? Ríos y ríos de tinta se han escrito acerca de las aportaciones tecnológicas que realizó Edison a lo largo de su vida. Se habla de él como un pionero de su época, a quien le debemos la funcionalidad de muchos de los aparatos que utilizamos diario en nuestras casas y en las calles. Escuelas, calles y fundaciones llevan su nombre, en honor a sus contribuciones para la sociedad. En cambio, poco nos han dicho sobre Nikola Tesla. Los libros de historia rara vez lo mencionan, y cuando lo hacen, no refieren los inventos que desarrolló y mucho menos las ventajas que éstos traerían al mundo. De alguna u otra manera, cúpulas empresariales en materia energética han tratado de mantener oculto su legado, con la venia de los sistemas educativos de los gobiernos de varios países, y todo con la finalidad de sacar hasta el último centavo de provecho con la venta de la energía eléctrica que tan necesaria es para la movilidad de la gente y de las ciudades.

Piensen en esto: ¿Qué cosas de las que hacemos día con día se pueden realizar sin energía eléctrica? ¿Cuánto pagan cada mes o bimestre por sus recibos de luz? ¿Quién les proporciona ese servicio? ¿Lo consideran caro?

nikola teslaLas respuestas que den a estas interrogantes puede darles luz sobre cuál ha sido la finalidad de mantener en la obscuridad la vida y los descubrimientos de Nikola Teslas. Vivimos en un mundo cuyo sistema consiste en vender hasta lo que no nos pertenece, para enriquecer a unos cuantos a costa de todos los demás. Claro que energía gratis para todos sería una molestia para los interesados en hacer dinero mediante la explotación de necesidades básicas de la gente, y por eso les es fácil llegar a un consenso sobre mantener escondida la aportación que Tesla hizo al mundo, en tanto tengan todavía la posibilidad de beneficiarse de bienes o servicios básicos para el bien vivir.

Así que, a partir de hoy, cuando vean su recibo de energía, piensen en qué tanto nos hemos podido ahorrar si tuviéramos a nuestro alcance una manera de obtener energía eléctrica de manera gratuita y, mejor aún, sin generar un daño al planeta. Reflexionen en a quién le pertenece ese bien por el que pagamos una cantidad mes con mes, así como quien se beneficia de esos ingresos. ¿El gobierno? ¿Empresas privadas? ¿A quiénes enriquecemos, sabiendo que, en algún lugar hay, escondidos, los pasos a seguir para desarrollar una fuente de energía libre de cualquier gravamen para todo el mundo?

 

#ContraElSilencioMX           #EPNvsMéxico               #ConMéxicoNoSeJuega             #NoMásPoderAlPoder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s