El Conflicto en la franja de Gaza

Antes de mencionar cualquier cosa, quiero señalar que en temas políticos, lo único que se postea aquí es mi opinión y nada más que eso. Tengo una visión sobre las cosas que, a la gente le guste o no, es mi opinión y se basa en la información que he leído, visto o escuchado a través de diferentes medios. Por lo tanto, no pretendo que esto se tome como la verdad de los hechos, así como tampoco espero que la gente esté de acuerdo con mi postura. Es importante recordar que cada persona tiene su opinión, y es libre de expresarla, como lo hago yo en este espacio.

Una vez aclarado lo anterior, vayamos al tema que nos ocupa: el conflicto entre Palestina e Israel en la franja de Gaza. Ojo, digo que es Palestina y no Hamás, porque desafortunadamente el Ejército de Israel se ha encargado de hacer que la población civil de Palestina se vea involucrada -de manera involuntaria- en esta guerra, cuando el responsable de los ataques hacia Israel es un grupo político y no toda la población civil.

arabs and jewsLa historia de la franja de Gaza y, por ende, del conflicto bélico, es difícil conocerlo con certeza. Unos dicen que fue territorio ocupado primero por el pueblo Palestino, y al cuál llegaron posteriormente los israelís como resultado de la huida que emprendieron por la persecución de la que han sido objetos a partir de la Segunda Guerra Mundial. Incluso en los años 40 el territorio de la franja de Gaza fue ocupado militarmente por Egipto, como consecuencia de la guerra árabe-israelí. Años después, en 1967, como resultado de la guerra conocida como “de los Seis Días”, la Franja fue controlada por Israel hasta 1994, año en el que la Autoridad Nacional Palestina recibió el 80% de dicho territorio. A partir de ese año, el conflicto ha escalado a niveles nunca antes vistos, y más recientemente en este 2014 en el que el ejército Israelí -el cuarto con mayor poderío bélico- ha desplegado todo su arsenal en el territorio de la franja de Gaza, como respuesta a los misiles -en su mayoría “artesanales”- lanzados por el grupo yihadista denominado Hamás, organización de origen palestino cuyo objetivo es establecer un estado islámico en el territorio que ocupa ese pueblo

Hamás es un grupo que, desde 2006, encabeza el gobierno del territorio Palestino. Sin embargo, ha sido declarada como organización terrorista por parte de diversos Estados del orbe, por los métodos utilizados no sólo para hacerse del poder, sino para enfrentar la política exterior en materia territorial cuyo origen se encuentra en la ocupación de la franja de Gaza, los cuales incluyen torturas, asesinatos, secuestros y crímenes de guerra y contra la humanidad. Hay que recordar que Palestina no ha sido reconocida de manera oficial como un Estado. Sin embargo, tomando en cuenta que este grupo ocupa el gobierno del pueblo Palestino, pareciera que la comunidad internacional –y especialmente Israel y los Estados Unidos– hacen uso de aquél refrán popular que dice: “todos coludos o todos rabones”, pues haciendo caso omiso de las recomendaciones de organizaciones internacionales,se han encargado de atacar no sólo a los miembros de Hamás, sino a la población civil Palestina, bajo el argumento de que los pobladores ayudan a esconder a estos terroristas y, en consecuencia, todo individuo de origen palestino es un terrorista en potencia, por lo que hay que terminar con ellos antes de que hagan un daño peor.

arabs and jews 2
Judíos y Árabes en contra de la limpieza étnica

Y es aquí, precisamente, en donde me quiero detener un poco. Desconozco con exactitud quien tiene la razón, si Israel por defender un territorio que ellos llegaron a ocupar, o si Palestina -a través de Hamás- por tratar de recuperar un territorio que es ocupado por los judíos. Lo que sí sé, es que, como cualquier otro conflicto bélico, los más afectados son los civiles, aquellas personas que han sido orillados a este conflicto por intereses de unos cuantos, tanto de un lado como de otro. La opinión mundial está dividida: por un lado reprochan a Hamás retomar los ataques en contra de territorio Israelí, y por otro reclaman a Israel descargar todo su poderío bélico en contra de una población que, al no ser Estado, carece de ejército, de marina y de armada y, por lo tanto, se defienden con armamento que data de la época de la Unión Soviética antes de la simbólica caída del muro de Berlín. Existe evidencia clara de los daños que causan los ataques israelís en territorio palestino, así como también la protección que aquellos dan a su población a través de la llamada “Cúpula de Hierro”, que les permite interceptar los misiles enviados desde territorio Palestino, la gran mayoría sin efecto real alguno.

OJO, no justifico una ni otra postura. Sin embargo, el error que percibo desde el lado de Israel es que se piense que, por el hecho de que una persona sea árabe, se le etiquete en automático de terrorista, como si todas las personas de origen palestino tuvieran en su ADN los genes de personas que buscan hacer daño con la finalidad de causar terror en la población civil para mandar mensajes a otros gobiernos. Y es ésto en donde quiero abundar más, antes de finalizar. Sí, es justo no quedarse cruzados de brazos cuando alguien atenta contra tu territorio, tu patrimonio o, peor aún, contra tu población. Lo que no es justo es contestar a esos ataques mediante métodos de barbarie como los que llevan a cabo en territorio palestino, y mucho menos celebrar los daños que generan mayormente en la población civil como si fuera motivo de real alegría para la gente. Lo que que no se debe hacer es etiquetar a todas las personas de origen árabe como terroristas y, en consecuencia, juzgarlos por hechos que no les atañen y sobre los cuales no han tomado parte en decisión alguna. Sí, es cierto que Hamás comparte la culpa de este conflicto por sus métodos bélicos, pero lo que Israel no puede o no quiere entender, es que, si bien los miembros de Hamás son palestinos, no todos los palestinos son parte de Hamás. Y es ahí donde los israelís se equivocan. Su enfoque consiste en “desaparecer a las futuras generaciones de Palestinos, para evitar que formen parte del grupo Hamás”, y con eso justifican los ataques a la población civil, “previendo” que los niños de hoy sean los terroristas de mañana.

coexist

 

 

Esto no se trata de Hamás contra Israel, ni Palestina contra Israel. Lo que constantemente olvidamos es que, antes de ser palestinos, judíos, mexicanos, estadounidenses o de cualquier otra nacionalidad o religión, somos seres humanos. Esas etiquetas que nos hemos puesto por cuestión de origen, lugar de nacimiento, credo religioso y demás, solamente abona a ahondar la división que ya existe entre las personas. Nos han enseñado a despreciar lo que no es similar a nosotros. Hemos sido capacitados para ver como enemigos a los que no comparten nuestras ideas y creencias. Nos han orillado a pensar que “somos nosotros o ellos”, haciendo a un lado el hecho de que todos somos seres humanos, con las mismas características y naturaleza. No podemos permitir que intereses de unos cuantos nos sigan dañando a todos los que, como seres humanos, somos hermanos de origen. No debemos permitir que etiquetas ridículas derivadas de ideas religiosas o étnicas crucifiquen a personas que la única culpa que comparten es haber nacido en tal o cual territorio. ¿Acaso por ser mexicano ya soy narcotraficante? Para aclarar esta duda -si todavía la tienen-, vean este video, en el que se muestra a unas niñas de origen palestino invitando a la gente que pasa por ahí a “abrazar a un terrorista” (Hug a Terrorist), con lo que pretenden demostrar que no todos los palestinos son terroristas.

Creo que lo más importante que necesitamos entender es que, más allá de fronteras artificiales creadas por origen étnico o religioso, el trasfondo de este conflicto es seres humanos matando seres humanos, lo cual debe terminar ya. No sólo en la franja de Gaza, sino en Siria, en Irán, en Corea del Norte, en China, en Rusia y Ucrania, en Sudán, en Liberia, en Colombia, Venezuela. En México. No olvidemos que, antes de ser mexicanos, o rusos, o árabes, somos seres humanos, y por ese simple hecho, somos hermanos por naturaleza. Judíos y árabes pretenderán justificar las acciones de sus pueblos, pero de NINGUNA manera se debe permitir terminar con la vida de otros seres humanos. No hay excusa plausible para llevar a cabo las atrocidades que vemos en televisión o video.

 

#ContraElSilencioMX              #EPNvsMéxico                #NoMásPoderAlPoder                 #ConMéxicoNoSeJuega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s