Héroes Anónimos

el

Vivimos en una sociedad que nos enseña que mientras más posesiones materiales tengamos, nuestro estatus dentro de la misma será más alto. Claro que, para tener acceso a esas cosas materiales, necesitamos dinero, por lo que, mientras más ganemos, mayor oportunidad tenemos de comprar aquello que no necesitamos para vivir, pero sí para apantallar a los demás. Claro que, para ganar más dinero, es necesario trabajar en una empresa que genere ganancias millonarias, o en un puesto de nivel alto en una de esas transnacionales cuyos colores y logotipos tapizan el ambiente urbano en el que nos movemos. Claro que, para llegar a niveles superiores, la sociedad nos ha enseñado una lección muy importante: Haz todo lo posible para alcanzar tus metas…sin importar por encima de quién pases. Parecido a la famosa ley del más fuerte o, como dice el refranero popular haciendo uso de la filosofía de Nicolás Maquiavelo: el fin justifica a quien te chingues en el camino.

O algo así, ¿no?

¡¡¡¡PUES NO!!!!

Vivimos en una época en donde el individualismo debe prevalecer por encima de la colectividad, en la que tenemos que vivir como caballos de rejoneo, en la que nos tapan la visión periférica para enfocarnos únicamente en lo que tenemos más adelante, sin importar si en el camino pisoteamos a unas cuantas personas. Es más, hemos llegado al extremo en el que el egoísmo capitalista hace forzosamente necesario que compitamos con nuestros similares y, mientras la gente no encuentre la manera de probarlo, recurramos a cualquier tipo de artilugio, maña o trampa con la simple y “honesta” finalidad de obtener lo que queremos. Y claro, mientras tanto, vale madres lo que dejemos regado a nuestro alrededor.

Es por eso que cuando alguien decide rebelarse para remar en contra de lo que dictan los cánones sociales, la comunidad los ve como “raritos”, como personas que no encajan en su sociedad, incluso colgándoles etiquetas de “socialista”, “inadaptados”, “no mames ese wey qué le pasa” y demás estupideces que la gente que sólo piensa en lo material dejando en el cajón lo espiritual acostumbran decir con tal de encajar en una sociedad más enferma, ensimismada en ensalzar lo individual y denostar lo colectivo (lo irónico es que, mientras más avances tecnológicos tenemos a la mano, más nos aislamos dentro de la misma sociedad, por lo que éste concepto -el de sociedad- resulta ser cada vez más artificial e ilusorio).

graciasSin embargo, todavía existe esa extraña raza de personas mejor conocida como “héroes”, sin hacer referencia a los que vemos en las películas, caricaturas o cómics. Son personajes comunes, como tú o como yo, que se destacan entre la multitud al llevar a cabo acciones que, lejos de generar un beneficio personal para ellos, lo hacen para alguien más. Soy de la creencia que, cuando realizamos una buena acción, desinteresada, el universo nos la devuelve de la misma manera, a través de las múltiples formas que tiene para manifestarse en nuestras vidas. Son héroes desconocidos, que no requieren de la atención mediática ni de reflectores para llevar a cabo estos actos.

Pero lo mejor de todo, es que todos nosotros tenemos la capacidad de volvernos héroes anónimos, aunque la etiqueta de “anónimo” se vendrá abajo en cuanto alguien se vea beneficiado por algo de lo que hayamos hecho.

Lo anterior viene a cuento porque en este link se narra la hazaña -por decirlo de alguna manera- de un niño que ayudó a que su hermano, quien padece una discapacidad, terminara un triatlón. Sí, un triatlón, esa disciplina deportiva donde hay que recorrer cierta distancia nadando, corriendo y en bicicleta. O qué tal éste otro video de una compañía de seguros, que también nos muestra como ayudar puede generar en nosotros beneficios intangibles.

Como podrán suponer, la idea de este post es invitarlos a que nos volvamos héroes anónimos. A que, día con día, ayudemos en aquellas cosas o situaciones en las que una mano pueda hacer una gran diferencia. Podremos no notar los efectos inmediatos de nuestra ayuda, pero a la larga, estamos abonando para hacer de este un mundo más amigable, más amable y más apto para que la gente vivamos en él. No nos cuesta nada, y los resultados pueden ser grandiosos.

 

#EPNvsMéxico            #NoMásPoderAlPoder                 #ContraElSilencioMX                #ConMéxicoNoSeJuega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s