Corona Capital 2014

El pasado 11 y 12 de octubre del 2014 tuvo lugar en la Ciudad de México el festival de música conocido como Corona Capital, en el cual se reúnen, año con año, bandas de rock -y algunos otros géneros- para presentarse en distintos escenarios ante un público mexicano que, se dice, es uno de los más apasionados ante sus ídolos musicales, y siempre dejan un buen sabor de boca a los grupos y artistas extranjeros que se presentan en algún foro de nuestro país. Como cada edición, la sede sería la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, foro que ha visto desfilar grandes grupos del rock internacional como New Order, Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age y Arcade Fire.

Cartel de la edición 2014 del Corona Capital
Cartel de la edición 2014 del Corona Capital

A los mexicanos nos gusta la música, eso es sabido por todos, y cuando tenemos la oportunidad de ver en vivo a algún artista o grupo que es de nuestro agrado, somos reconocidos como una gran audiencia, por el ánimo con el que los recibimos, así como por lo efusivos que somos al momento de servir como acompañamiento vocal de quien sea que esté encima del escenario. Es por esto que festivales musicales como el Corona Capital son tan exitosos en nuestro país. No nos importan los obstáculos que se nos presenten en forma de crisis económica, de seguridad y demás, a los mexicanos nos gusta la fiesta y somos especialistas en hacerla.

La versión de este año del Corona Capital, sin embargo, fue una de las más extrañas que ha habido en la historia de dicho festival. Los boletos se empezaron a vender sin que los organizadores dijeran qué banda iba a presentarse ya sea sábado o domingo, por lo que los organizadores convirtieron el miedo de quedarse fuera del festival en una necesidad de comprar para los dos días y no quedarte con las ganas de ver a tus bandas favoritas. Brillantes. Además, faltando unos días para el evento, alguna mente brillante dentro de la empresa OCESA tuvo la grandiosa idea -copiada de otros festivales de talla mundial, claro- de que “todo” lo que se consumiera dentro del festival tendría que ser pagado a través de un brazalete al que tenías que depositar una cantidad de dinero para que funcionara como “crédito” y, si por azares del destino te quedabas sin recursos, podrías recargar tu brazalete en uno de los “múltiples” stands que se encontrarían en el lugar.

Claro que por “múltiples” hay que entender dos stands que estaban en los lugares más recónditos y alejados del lugar y, lo que es peor de todo, al final resultó que los mentados brazaletes sirvieron para dos cosas: para nada y para lo mismo (excepto para acelerar el ingreso al inmueble, pero con tanto desmadre que se causó gracias a esa grandísima y brillante idea, dejaremos pasar ese detalle), ya que prácticamente en ningún lugar se podía pagar con ese método, por lo que los que no llevaban mucho efectivo confiados en la gran utilidad de la novedad de los brazaletes tuvieron que mendigar algo de dinero en efectivo o recurrir a sus prácticas de meditación a lo largo del festival para no pasar hambre y sed, porque , a la mera hora, los lugares que supuestamente no aceptarían dinero en efectivo, resultó que sí lo aceptaban, y los que dijeron que sí lo aceptaban resultó que funcionaron tan bien como antes de esta estúpida e innovadora idea.

CC2Sin embargo, la nota de este año no fueron los mentados brazaletes. Gracias a las inclemencias del clima (¿quien dijo que el cambio climático es una mentira?), y a que en el mes de octubre sigue lloviendo en el Distrito Federal como si fuera junio o julio, el sábado cayó una tormenta de dimensiones bíblicas que, incluso, llevó a suspender durante casi una hora el festival, justo al momento en el que Massive Attack se presentaba en el escenario principal, debido a una tormenta eléctrica que ponía en riesgo la integridad tanto de la banda como de los espectadores. Y no nadamás eso, sino que debido a la dinámica de este tipo de eventos, generó un retraso de todos los demás grupos de ese escenario, por lo que un evento que debería terminar a las 12:30 am (del día siguiente), lo hizo hasta aproximadamente las 2:30 am. Aun así, la gente aguantó estoicamente las incomodidades generadas tanto por el hombre como por la naturaleza con tal de ver en vivo a sus bandas favoritas.

Además, la lluvia no sólo causó la suspensión y el consecuente retraso del evento, sino que, además, hizo del lugar una verdadera jungla, entre el lodo y las múltiples lagunas alrededor de los escenarios, trasladarse de uno a otro era toda una aventura. Tanto así, que para el domingo, supermercados y tiendas para reparación del hogar se vieron abarrotadas en la mañana por jóvenes ávidos de encontrar botas e impermeables a tal punto que los propios dependientes de la tienda preguntaban, con la sonrisa en el rostro de alguien que “hacía su agosto” en octubre, por qué tanta gente estaba interesada en esos artículos. Los valientes que decidimos no recurrir a esos artilugios (o que no llegamos a tiempo para encontrar algunos disponibles), a la fecha honramos la pérdida de nuestros tenis y pantalones que perecieron gracias a las múltiples heridas que sufrieron durante el festival.

CC4En lo personal, ha sido el Corona Capital que menos he disfrutado, de los cuatro a los que he asistido (y sumando otros tres festivales “Vive Latino”), tanto por el desorden causado por el tema de los brazaletes, como por lo incómodo que se volvía trasladarse de un escenario a otro debido a los daños generados por la lluvia. Sin embargo, probablemente el próximo año estaré ahí una vez más, esperando que OCESA haya despedido a la mente brillante detrás de la idea de los brazaletes -o que al menos hayan dominado como hacer que todo funcione en santa paz-, y que con todo el dinero generado por el festival decidan techar el Foro Sol o, al menos, hablar con los mandamases del universo y llegar a un acuerdo en el que la lluvia nos perdone todos nuestros pecados por un un fin de semana.

Al final, el gusto por la música puede más que cualquier otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s