Un día en Mérida, Yucatán

En realidad fueron tres días, pero ustedes entienden. El pasado fin de semana fue largo en México, gracias a las bondades de la Ley Federal del Trabajo: el tercer lunes de noviembre es asueto en conmemoración del 20 de noviembre –aniversario de la Revolución Mexicana-, y como cada puente, una gran cantidad de capitalinos aprovechamos para salir a algún lado y dejar atrás un poco del ajetreo diario de la gran metrópoli en la que habitamos.

En mi caso, tuve la oportunidad de ir a la ciudad de Mérida, Yucatán, quienes muchos conocen  como “la blanca Mérida” o “la ciudad blanca” y hasta que la visité entendí no sólo ese apodo, sino muchas de las cosas que se hablan de esa gran ciudad.

Sábado 15

El sábado llegamos mi novia y yo, muy temprano, a Mérida, para instalarnos en el hotel y, en lugar de esperar a que nos asignaran cuarto, preferimos darnos una vuelta por el famoso “Paseo Montejo”, larga avenida de la ciudad en la que se pueden admirar obras arquitectónicas que albergan bancos, empresas y alguno que otro museo, escondiendo todos algún restaurante o bar o, incluso, una “sorbetería”.

Hacienda Henequenera "Tekik de Regil"
Hacienda Henequenera “Tekik de Regil”

Comimos algo en un restaurante que nos recomendaron, llamado “la Chaya Maya”. Si alguna vez se dan una vuelta por Mérida, vayan a este lugar, ubicado en la calle 60 del primer cuadro de la ciudad. Eso sí, asegúrense de ir al local grande, que está dentro de una mini-hacienda, la cual le da un toque muy mexicano al restaurante, aunque la mexicanidad no debería quedar en duda sabiendo que pueden probar uno de los tantos platillos típicos yucatecos, como queso relleno, panuchos y, por supuesto, la cochinita pibil. Todo esto, acompañado de tortillas hechas a mano en el momento, junto con un vaso de agua de chaya o una Ceiba, cerveza artesanal también de origen yucateco que los meseros ofrecen orgullosamente en cuanto preguntas ¿qué cervezas tienen?

Un par de horas después nos encaminamos a una Hacienda llamada “Tekik de Regil”, situada a unos 45 minutos de la ciudad de Mérida, para asistir a la boda de una amiga de mi novia. Siendo honesto, no tenía muchas ganas de ir, pero he de decir que es una de las mejores bodas a las que he asistido recientemente: la comida, el lugar y la música (agradable sorpresa la que me llevé al ver que el DJ que la amenizaba es un viejo amigo mío) hicieron de la boda una gran fiesta. Desafortunadamente tuvimos que salirnos un poco temprano, porque al día siguiente pasarían por nosotros a las 9 am para ir a visitar el sitio arqueológico de Chichen Itzá.

Domingo 16

Y así fue, nos costó un poco de trabajo levantarnos pero lo logramos. Es la segunda vez que visito las ruinas de Chichen Itzá, y me sigue asombrando como aquella primera vez. Mi novia no las conocía, así que fue una buena excusa para ir a visitar el legado maya: el castillo de Kukulcán, el Obsevatorio, el templo de las mil columnas y el famoso juego de pelota.

Paseo Montejo
Paseo Montejo

Considerada una de las 7 maravillas del mundo moderno, las ruinas de Chichen Itzá –y en especial el castillo de Kukulcán- es un sitio que todos debemos visitar al menos una vez en nuestra existencia. Escuchar el eco de la pirámide principal como si fuera el canto del quetzal, visitar el cenote sagrado, y tratar de entender un poco sobre la vida prehispánica son actividades sin lugar a dudas hace de cualquier domingo uno extraordinario.

Antes de volver a la ciudad, nos llevaron a un cenote llamado Ik Kil que, si el nombre no les suena, quizás hayan oído hablar de él porque ahí se lleva a cabo la competencia de clavados de gran altura patrocinada por Red Bull.

De regreso en Mérida, fuimos a cenar al centro de la ciudad y a conocer la famosa feria del zócalo, en la que gente se reúne alrededor de músicos que ponen a bailar tanto a grandes como a jóvenes, mientras uno come alguna “marquesita” o churros o cualquier otra de las tantas cosas que se venden en los puestos de ahí.

Lunes 17

Chichen Itzá
Chichen Itzá

Desafortunadamente la visita a ese rincón de México terminó el lunes 17. Sin embargo, no dejamos escapar el tiempo libre que tuvimos y decidimos ir a conocer Celestún, la reserva natural famosa por albergar a los flamingos o flamencos durante esta época del año. La reserva es un lugar impresionante, rodeado de agua que sirve de hogar a muchas especies de aves que uno puede admirar o, incluso, fotografiar durante el paseo en lancha. Por último, y después de haber visto a un gran número de esas aves rosadas (según el guía, el color lo obtienen de lo que comen), la última parada antes del aeropuerto fue la playa de Celestún, en donde no podíamos dejar de comer mariscos y hacer el recuento de todo lo que nos dejó este rápido pero increíble viaje.

Si bien la ciudad de Mérida no decepcionó a lo que había oído sobre ella, es importante resaltar que mucho tiene que ver la amabilidad de la gente local. No visitamos un solo lugar en el que toda la gente te saludara amablemente, te recibiera con una sonrisa y que se empeñara tanto en que la gente la pasáramos bien durante nuestra corta estancia en la ciudad o en uno de los locales a los que fuimos. Creo que esta característica se refleja muy claramente en las calles de Mérida, en donde no encuentras basura tirada, y siempre hay un orden que puede apreciarse y, más importante, valorarse cuando vivimos en una ciudad como el Distrito Federal, donde no hemos aprendido que la basura va en los botes de desperdicios que hay en todos los rincones de esta gran metrópoli.

Celestún
Celestún

Desafortunadamente no contamos con más días para poder visitar otros lugares como Uxmal y Kabah, conocer la ruta de los conventos, o quizás darnos una vuelta por otras recomendaciones de restaurantes y bares, pero es una buena excusa para regresar pronto, sobre todo considerando que siempre hay algo que hacer en la blanca Mérida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s