Gracias, niñas (o de como nos fue en el mundial de hockey sobre hielo)

De vuelta a las andadas, después de un rato de ausencia, no hay mejor manera que retomar esta costumbre que hablando de ellas. No, no son el centro de mi universo, pero me han dado grandes lecciones de vida, y por eso les agradezco. Les debía un discurso después del gran mundial que dieron, y aquí está, mi homenaje personal a este gran grupo de personas..