Es posible que muera hoy

Aceptar que todos moriremos un día es una de los retos más complicados para el ser humano. Nos han instruido de tal manera que vemos la muerte como una tragedia, pensando siempre en qué habrá después, desviando nuestra atención de lo más importante: vivir cada día como si fuera el último, con las consecuencias que eso conlleva, siendo la más importante de ellas, vivir plenamente felices, sin ataduras ni apego a cosas materiales.