Revolución – Russell Brand

Si no han oído de él, Russell Brand es un comediante, actor, locutor de radio, autor y activista de origen inglés. Ha participado en películas como Arthur, La era del rock y Get him to the greek (aunque no recuerdo su nombre en español), y ha prestado su voz para películas animadas como Mi Villano Favorito 1 y 2 (Dr. Nefario) y Hop (E.B.). Sin embargo, es más reconocido a nivel mundial por haber estado casado con la cantante Katy Perry, a quien conoció en 2009 durante la filmación de una película, y de quien se divorció finalmente en 2012.

Es también reconocido por haber sido expuesto en periódicos y revistas debido a su adicción a las drogas, lo que lo llevó a ser arrestado en 12 ocasiones, cuando menos, en diversas partes del mundo, pero principalmente en el Reino Unido. Sin embargo.

BrandActor, comediante y drogadicto. Ustedes se preguntarán, ¿qué demonios tiene que estar haciendo alguien así escribiendo un libro? Como siempre en esta vida, es fácil juzgar a las personas a la primera de cambio. Sin embargo, me faltó mencionar que el propio Brand ha mencionado que lleva sobrio y completamente alejado de las drogas y el alcohol desde el 2002, por lo que su mente estará un poco más lúcida, al menos lo suficiente para escribir lo que sea que le venga en gana.

En su obra, Russell Brand inicia platicando sobre sus antecedentes: en dónde creció, qué le hizo darse cuenta de lo que esribiría a continuación, su relación con las drogas y el alcohol, su vida en el mundo del espectáculo, y todo lo que eso involucra como parte del engaño del que somos objeto la sociedad en general. Desde su perspectiva, los seres humanos estamos educados para admirar ciertos bienes o personajes cuya necesidad para las personas es meramente artificial, pero nos hacen creer que en realidad necesitamos todo eso para vivir bajo un determinado status. Sin embargo, también deja ver que, una vez que logramos obtener ese aclamado objeto del deseo, nuestra satisfacción apenas es temporal, y terminamos deseando más….y más…y más, hasta un cuento de nunca acabar.

Russell Brand menciona a diversas personas con las que platicó para la elaboración del libro, entre ellos Noam Chomsky, y la perspectiva general que tienen de la realidad actual del mundo en el que vivimos, así como de lo que se esperaría de una revolución que diera un vuelco a la situación actual, en beneficio no de unos cuantos, sino de todas las personas por igual, así como del planeta en el que vivimos, que es quien más se ve afectado debido a la codicia, avaricia y egoísmo que caracteriza a la sociedad actual, basada en el capitalismo rampante que promueve la generación de ganancias para unos cuantos, en detrimento del bienestar de la mayoría, así como de los recursos naturales que el planeta nos ofrece, generando un daño que parece irreversible conforme al estado actual de las cosas.

Las empresas que pretenden engañarnos a través de beneficios y privilegios que solo hacen más grueso el velo del engaño. Distracciones tan sutiles como programas de televisión, canciones de moda, eventos “azarosos” que atraen la atención de la gente para desviarla de cosas más relevantes son tan sólo parte del esquema que se utiliza para esconder la realidad: son sólo unos cuantos quienes se benefician de lo que hacemos. El sistema tiene que cambiar, el objetivo de las compañías debe dar un giro, para ser temporales en lugar de permanentes. Las escuelas deben enseñar a los niños a cuestionar todo lo que leen en lugar de aprenderse de memoria lo que los libros contienen. Tenemos que eliminar los títulos nobiliarios, pues generan una diferenciación clasista innecesaria. Tenemos que entender que el dinero no debe darnos status, y que si eliminamos las marcas, el dinero, los lujos, todos somos iguales.

Si bien el autor no cuenta con un gran sentido de la escritura, lo valioso de su libro es que utiliza un lenguaje que todos hablamos, coloquial y común como el que se escucha en cualquier calle de cualquier ciudad. ¿Cuántas veces no hemos encontrado libros que contienen grandes ideas acerca de como cambiar nuestra propia existencia y, con ello, el mundo en el que vivimos, pero que utiliza un lenguaje rebuscado, a veces complicado de entender, que terminamos por desechar ideas que quizás, de llevarlas a cabo, deriven en el resultado que todos buscamos? Sí, Russell Brand pudo haber sido la viva imagen del cliché de Hollywood: drogas, mujeres, dinero y rock & roll, pero ¿por qué no darle el beneficio de la duda a una persona que ha cambiado su esencia, para modificar el rumbo de su vida y ponerla al servicio de la humanidad?

Es tiempo de una revolución espiritual
Es tiempo de una revolución espiritual

Si de juzgar se trata, tendríamos que empezar por nosotros mismos, para evaluar qué hemos hecho en beneficio -o perjuicio- de la sociedad y del planeta tierra. La vida de Russell Brand es un claro ejemplo de como la gente, harta ante la situación del mundo en el que vivimos, decide “despertar” de la supuesta realidad que nos vende el sistema en el que vivimos, para poder confrontar el mundo tal como es, con engaños y bendiciones, pero siempre con la oportunidad de hacer algo valioso por mejorarlo. “Es uno”, podrían decir. Sin embargo, hay algunos ejemplos más de personas del mundo artístico -al menos a nivel mundial- que han decidido enfocar sus esfuerzos en pos de un mundo mejor, haciendo a un lado sus intereses personales para anteponer los del planeta y la comunidad en la que viven. Yoga, meditación, lectura, dejar de ver televisión y cuestionar todo lo que nos venden son algunas de las actividades que todos ellos recomiendan llevar a cabo para dejar de ser simples seres materialistas y pasar a una realidad más espiritual, en la que el interior de la persona es más valioso que el reloj que usa o el auto que maneja.

Russell Brand, Jim Carrey y Matt Damon son tan solo algunos de los artistas más reconocidos que ahora hablan de esto. Si ellos, rodeados de los elementos más puros del materialismo -fama, dinero, mujeres- pueden hacerlo, ¿por qué nosotros no?

Creo, sin dudas, que el egoísmo es la madre de todos los males que aquejan a nuestro planeta, a nuestra sociedad. En el momento en el que decidamos ver más allá de los 5 centímetros de nuestra nariz, podremos darnos cuenta de lo que todos juntos hemos causado a los demás seres humanos y a la naturaleza. Dicen que el despertar le llega a todos en su debido momento. Creo que mientras más tardemos en hacerlo, pondremos en riesgo el futuro de nuestro planeta; de nuestra sociedad; de nuestros hijos. Sí, es  complicado darse cuenta que el mundo está al revés de como fue concebido, pero por algún lado tenemos que empezar, y REVOLUCIÓN, de Russell Brand, es una gran manera de dar ese paso.

Que el universo los guíe. Yo los abrazo.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s