¿Ex-parejas amigos?

En asuntos de pareja, terminar una relación siempre suele ser complicado. No porque todas las veces que hay una ruptura tenga que haber pleito necesariamente. Por el contrario, en ocasiones es más fácil cortar por lo sano con alguien después de haber pasado complicaciones que pudieran haber hecho de su tiempo juntos algo tormentoso díganmelo a mi, porque puedes liberarte de cierto estrés o angustia generados por una relación en la que lo único que no eres es pleno, por lo que la separación termina siendo un alivio más allá de un martirio.

Por otro lado, están aquellas rupturas que son mucho más tranquilas y por razones debidamente platicadas o, digámoslo sin tanto rodeo, amigables. Sí gente, las personas pueden dar por terminada una relación sin tanto escándalo ni problemas, aunque no lo crean. Son esas separaciones en las que las personas involucradas se dan el tiempo de platicar civilizadamente sobre qué les preocupa, hacia donde van, qué diferencias hay con la finalidad de llegar a un acuerdo. Así, sin gritos ni sombrerazos, con ganas de conciliar y asumiendo que el punto de vista de quien tenemos enfrente es igual de válida que la de uno mismo. Al final, demuestra un dejo de madurez saber que las diferencias en caracteres fueron nimiedades frente al ánimo de querer hacer las cosas de manera educada, civilizada y sabiendo que, aun con el hecho de la separación, la otra persona sigue siendo valiosa y es digna de todo respeto.

exnovios3Todos los rompimientos tienen una razón de ser, y depende de cada uno de nosotros saber como las afrontaremos: como un drama de la vida real, o simplemente como algo que tenía que ser así y de ninguna otra manera, por mucho que le demos vueltas a los por qués y los comos. No obstante, hay unos que son más fácil de sobrellevar que otros, incluso abriendo la puerta a la posibilidad de que aquellas personas con quienes se terminó la relación de pareja -por muy breve o larga que haya sido- se conviertan en amigxs, aunque claro, con las complicaciones que eso conlleva.

Y en eso quiero enfocarme hoy. ¿Qué tanto podemos ser amigos de una persona con quien hubo una relación de pareja? Para unos es impensable, para otros pudiera ser algo posible. Pero vamos por partes. Claro que es complicado tener una relación cordial y frecuente con una persona que haya sido nuestra compañera de vida durante un tiempo, por breve que sea: convivir con ella y su nueva pareja, escucharle hablar acerca de personas que le atraen o con las que está saliendo, dejar de interactuar en la forma que usualmente lo hacían como novios para guardar una cierta distancia que las circunstancias implican. Todo esto pudiera ser un obstáculo para llevar una relación cordial y de amistad con una persona a quien por una u otra razón tienes que frecuentar, quizás más de lo deseado.

¿Hablo con ella sobre otra persona que me gusta o con quien estoy saliendo? ¿Le doy la confianza de hablar conmigo sobre su nuevo galán? ¿Estoy dispuesto a escuchar sus aventuras de fin de semana? Son cuestiones que, nos guste o no, pasan por nuestra mente cuando sabemos que la cercanía con una persona con quien compartimos una parte de nuestras vidas forma parte de nuestro círculo íntimo de amistades. Ojo, no digo que no sea posible, simplemente es algo que muy pocas personas logran, al menos de inmediato, apenas unos días o semanas después de haberse separado.

exnoviosEn lo personal puedo decir que llevo una muy buena relación con una sola de mis ex, aunque hay que tomar en cuenta que nuestra relación duró no más de 4 meses y data del 2001, recién desempacado de una estancia de medio año en Vancouver, Canadá. Años después, hoy la considero de mis amigas más cercanas, con quien puedo hablar abiertamente de cualquier tema. Supongo que el paso de los años ha hecho de esta relación algo tan normal y natural como con cualquier otra persona.

Hay otra, ella más reciente, que me encontré durante un evento Hockey sobre Hielo. Lo curioso es que estando juntos escuché más de una vez “no me gusta el hockey sobre hielo”. Hoy me entero que no sólo le gusta, sino que también lo practica lo cual me hace sospechar que quien no le gustaba era yo. El día que nos vimos me saludó amigablemente, raro en comparación con el cierre de nuestra relación. No sé si pueda considerarla mi amiga, pero saber que tengo la libertad de saludarla si un día la topo en la calle me llena de tranquilidad.

¿Mi última ex, de la que les hablé aquí? En ella mejor no ahondamos. Entre una y otra cosa, hoy no tengo ganas de verla, y dudo mucho que ella quiera saludarme amablemente. Pero bueno, quizás en algunos años, con el paso del tiempo que todo lo cura, la vea en la calle y nos podamos saludar civilizadamente.

Por último, están esas personas que llegan a nuestras vidas por alguna razón en especial, para darnos algún mensaje, enseñarnos unas cuantas lecciones, o recordarnos que siempre hay motivos por los cuales arriesgarse a darlo todo una vez más. Puede que no funcione, puede que sí. Es complicado saber porque las cosas no funcionan cuando pones todo tu empeño en ellas. Pareciera como si el universo está mandando mensajes constantemente diciendo “no va por ahí”, “ella no es” y similares. Quizás a la gente le parezca extraño entender de esta forma las cosas, pero es más real de lo que uno imagina, si aprendemos a abrir nuestra mente a los mensajes que dios nos da en los detalles más cotidianos con los que nos topamos. Y aun así, penosamente sabes que lo más conveniente para ambas partes es darle la vuelta a la página y seguir adelante. Se vive un duelo, se sufre un poquito, se guardan los pocos o muchos recuerdos y se le extraña mucho más.

MinionPudiera ser que lo fugaz de la “relación” sea la razón por la que es difícil dar la vuelta a la página en situaciones así. No se dio tiempo suficiente para generar enojos, diferencias sustanciales, peleas y sinsentidos. Por lo tanto, no existió ese espacio para malos recuerdos, esos de los cuales agarrarnos para lograr desprender lo vivido durante el poco tiempo que se estuvo juntos. ¿Se puede ser amigos después de esto? Quiero creer que sí. A lo mejor las diferencias que separan a dos personas como pareja son los vínculos que los unan en amistad. Bien dijo alguien por ahí: tengo amigos a los cuales adoro pero con los que nunca podría estar en una relación. Al final, no se pierde nada y lo positivo puede ser mucho mayor de lo que se esperaba.

A ti, si alguna vez lees esto. Gracias. Gracias por cuidarme, procurarme y apoyarme en todo momento. Por generar esos espacios para vernos, y por tratar a toda costa de evitar que chocáramos. Por hacerme sentir valorado y escucharme hablar de mis fantasmas y mis logros. Gracias por mostrar interés en lo que me apasiona, y por dejarme ser quien soy sin tapujos ni condiciones. Gracias por tu honestidad, y por el tiempo que compartiste conmigo. Si de algo puedes estar segura es que el que siga en tu vida, será el bueno, soy garantía de eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s