Historias de perro

De vez en cuando me da por escribir pequeños cuentos, historias, relatos y espero, en un futuro no muy lejano, libros. Esta es la historia de un perro llamado Sandías. Y no, cualquier parecido con la realidad es producto de su propia imaginación.

Esos milagros llamados coincidencias

¿Les ha pasado que durante el día traen a la memoria a una persona, y horas más tarde reciben una llamada o mensaje de él/ella? ¿O que no dejan de pensar en el dinero que les falta para hacer algo, y tiempo después reciben esa ayuda financiera en un momento y de una fuente inesperada? Todavía más, ¿han estado buscando la respuesta a un dilema por el que atraviesan, y la reciben de parte de una persona que nada tiene que ver con ese problema? La gente suele llamarles coincidencias. Yo, por otro lado, prefiero llamarlos (pequeños o grandes) milagros. De esos que esperamos provengan de una fuente divina, pero cuyo origen es más cercano del que imaginábamos.