El placer de leer

A pocas personas les gusta leer. Y se nota. El hábito de la lectura es un gusto adquirido que no hace a nadie más inteligente, ni aumenta su IQ. Sólo busca informar, entretener y abstraer de una realidad que poco o mucho se ve reflejada en los textos que leemos. No hay reglas mínimas sobre cuántos libros leer al año. Lo importante es hacerlo.