El placer de leer

Típico, conoces a alguien y haces las preguntas de rigor “para romper el hielo” y, creemos, para conocerl@ mejor (escribiré de eso próximamente), entre las que indiscutiblemente se encuentra la típica: ¿qué te gusta hacer en tus ratos libres?. A ver, niéguenlo. Todos hemos querido saber qué hace nuestro interlocutor, con la firme intención de iniciar una plática un tanto más casual a partir de algún elemento en el que haya coincidencia de gustos o costumbres, al menos para hacer más liviana la incomodidad de conocer a alguien nuevo.

Supongo que les pasa a todos, ¿cierto? ¿O eso de conocer gente nueva es una aventura sólo mía? En fin.

LeerEn mi caso, una de las cosas que incluyo hasta arriba en la lista de “cosas que disfruto hacer” es leer. Sí, no se espanten, en una época en la que el esparcimiento consiste en videojuegos y en contemplación de una caja idiota, una computadora o con un dispositivo móvil en las manos como si fuera un bebé recién nacido, todavía existe gente que, como yo, gustamos de sentarnos en nuestro sitio tranquilo para sumergirnos en las palabras que el autor en turno haya decidido volcar en una hoja de papel, sea una historia de ficción, de la vida real, o cualquier otro tema que consideremos de nuestro interés gracias al ánimo generado por el momento de nuestras vidas por el que estemos atravesando.

No recuerdo de dónde vino el gusto por la lectura. Diría que de mis padres, para hacerlos quedar como unos hippies eruditos que inculcan en sus hijos el placer de la lectura en lugar de los tíiiipicos que no saben como controlar al niño y prefieren embobarlo con un iPad o videojuego, pero no. Mis papás no son hippies (aunque sí eruditos a su propia manera) y, si les preguntan, ellos adquirieron el hábito de leer de éste que escribe.

Aparentemente el hippie soy yo. Lo de erudito lo dejamos para otra ocasión.

Como buen niño de la SEP (maldita sea mil veces), tuve que leer libros por obligación. Eran tan buenos los que nos dejaban de tarea que no me acuerdo del título de ninguno, pero para efectos prácticos, digamos que los leí todos y de buena manera. Sin embargo, sí recuerdo cual fue el primer libro que tomé por iniciativa propia, y que leí de principio a fin por el simple gusto de hacerlo: Caballo de Troya, de J. J. Benítez. Lo que para muchos es una gran novela, el autor dice que lo es todo menos eso. Si lo han leído, entenderán por qué. Pero yo quedé intrigado por la narrativa, y no pude evitar pedirle a mis papás que me compraran las historias que seguían.

Desde ese entonces, nunca he dejado de leer. A cualquier lugar al que voy llevo un libro, “por si las dudas”. Uno no sabe cuándo lo harán esperar (sobre todo cuando va a su cita con el médico), y no hay mejor compañía que un libro. Prefiero leer unas cuantas páginas a perder, literal, no sé cuantas vidas jugando candy crush y demás inventos del no tan avanzado hombre blanco. En el transporte público, a la hora de comer, antes de dormir, previo a entrar al hielo, siempre busco unos cuantos minutos para avanzar en la historia en turno. Una ocasión quisieron saber cuántos libros leo al año. Mi respuesta fue sencilla: no sé. Calculo que leo entre 15 y 20 libros al año, y cada que pienso en ese número lloro, sabiendo que tengo una cantidad de libros en espera de ser abiertos, y no mucho tiempo para dedicárselos. No miento, tengo suficientes libros para leer lo que resta del 2015 y todo el 2016.

Leer3El género que más disfruto es…..depende del ánimo que tenga. Leo novelas -históricas o no-, biografías, historias de la vida real, investigaciones, y recientemente adquirí un gusto por los libros (mal)llamados “de auto ayuda”, que prefiero denominar “de desarrollo humano”, porque es es justo lo que hacen: ayudar a las personas a encontrar una respuesta para muchas de las dudas que pudieran tener acerca de su vida, su futuro, problemas y forma para resolverlos. Incluso para saber como darle un sentido a su existencia y poder lograr aquello que tanto anhelan. Hoy en día procuro leer “uno y uno”, una novela después de un libro de desarrollo humano (o al revés, dependiendo si creen que el huevo fue antes que la gallina, o viceversa). El equilibrio que busco en la lectura es el mismo que pretendo darle a mi vida, y considero que lo he logrado hasta ahorita.

¿Qué pretendo con leer? Absolutamente nada. Las personas que aseveran que leer hace a la gente más brillante no está disfrutando la lectura como debiera, o sólo ladra por apantallar a sus interlocutores. Entiendan esto: leer no hace más inteligente a nadie. Leer me relaja, me alegra el día, pone en blanco mi mente para concentrarme en los personajes o la información que transmiten las páginas del libro, o simplemente me ayuda para entretenerme, así sin más. Quizás uno de los beneficios de leer es mejorar la ortografía, saber identificar qué reglas aplican tan solo de recordar tal o cual palabra o frase que vimos en un libro. Fuera de eso, lo hago “sin fines de lucro”.

A la gente que no gusta de leer, mi recomendación es que lo hagan. No logro entender como puede darle flojera a alguien tomar un libro y sumergirse en la historia que el autor les regala, pero cada quien sus cubas. Lo único que quiero decirles es que es una manera de abstraerse del mundo de allá afuera, ese que sólo nos recuerda de todo lo malo que hay, ocultando todo lo bueno que hemos dejado en el olvido. Es transportarse a una dimensión alterna en el universo en el que vivimos, para encontrar respuestas a muchas de las preguntas existenciales que pudiéramos tener. Es la posibilidad de conocer a otras personas -en forma de personajes- con quien identificarnos, y como todo, obtener lo bueno de cada uno de ellos para enriquecer nuestar existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s