Navidad en Puerto Vallarta

No fue por obvias razones un viaje de un solo día. En realidad fueron cuatro, pero como haya sido, este viaje hizo de mi Navidad una de las mejores de los últimos años, con mis papás y mi hermana.

No obstante, empezaremos con una mala nota: Volaris. Sí, siempre esa aerolínea que pone un horario para hacer lo que le da su rechingada gana. Mi vuelo se atrasó una hora y media el día 23, por lo que llegué a Vallarta después de comer. Nos hospedamos en el hotel Crown Paradise Golden. Podrá no sonarles conocido, pero es una gran opción All Inclusive en esa ciudad. A pesar de la hora de llegada, aprovechamos bien el día: tumbados junto a la alberca, leyendo y bebiendo (lo poco que podía beber) como mandan las más sagradas escrituras. O eso dicen.

Vallarta
Vista aérea de las Islas Marietas

El 24 nos levantamos temprano para ir a las Islas Marietas, un lugar único en su tipo, por el atractivo natural que representa. Para llegar ahí hay que trasladarse a Nuevo Vallarta, y una vez estando ahí subirse a una lancha para navegar una media hora a las Islas. Además, cada año a partir de finales de noviembre/inicios de diciembre, las ballenas jorobadas llegan a la bahía para el nacimiento de sus crías. Si corren con suerte a diferencia de nosotros, podrán observar unos cuantos de esos especímenes tan extraordinarios.

El lugar es simplemente espectacular. El mayor atractivo es una playa ubicada dentro de una de las islas a la cual se accede nadando. El paisaje es impresionante, y la simple idea de estar en un lugar así es más que llamativa. El único inconveniente fue que, por la época, había mucha gente en la playa, pero bien valió la pena el recorrido. Las Islas Marieta debe ser un must en su próxima visita a Vallarta.

Vallarta1Por la noche, ¿porque no? a mi mamá le dieron ganas de ir a cenar a un lugar un poco más vivo que el restaurante del hotel, en el que sería cena, brindis y despedida no mamen. Y le festejo su iniciativa, porque terminamos en uno de los lugares de mayor algarabía gringa en México, el Sr. Frogs, y aun cuando decliné participar en la euforia colectiva de los bailes que ahí promueven, sin lugar a dudas me divertí viendo a los demás comensales -entre ellos mis papás- bailar las canciones más fiesteras que ni en mis mejores fiestas de antaño hubiera bailado.

Otras noches nos llevaron a conocer lugares como La Bodeguita del Medio, ubicada en el malecón de Vallarta, lugar al que se puede ir a bailar un poco de música cubana, beber el típico mojito y, ¿por qué no? dejar “para la eternidad” el testimonio de su visita a tan afamado sitio. En otra ocasión fuimos al Blue Shrimp (Camarón Azul) en Playa los Muertos. Ubicado frente al mar, el restaurante es el sueño de varios de nosotros de un negocio para dejar la vida citadina y abandonarnos a las bondades de la vida en la costa. Excelente comida, mejor servicio, y todo con vista al mar, en un horario que nos permitió admirar el sol ponerse tras la bahía. Impresionante.

Vallarta2
Playa los Muertos

Es mi segunda visita a Puerto Vallarta, y si bien fueron distintas, la disfruté igual o más que la anterior: en compañía de mi familia, con quienes reí, jugué (dominó), leí y compartí ideas, chismes, reseñas de algún libro y, sobre todo, recordé lo que era viajar con ellos después de años de llevar una vida “independiente”. Gracias a los tres por hacer de esta una maravillosa y nada blanca Navidad. La pasé increíble.

 

Los abrazo.

Anuncios

One response to “Navidad en Puerto Vallarta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s