Cómo cambió mi vida, 2a. Parte

No hay nada más sincero que un corazón agradecido. Y este es el secreto para vivir una vida plena y pacífica. Recordemos todas las cosas que nos han traído hasta cierto punto en nuestro día, y demos el valor que le corresponde a cada una.