Algo extraordinario está pasando en el mundo, y no nos hemos dado cuenta (todavía)

¿Les ha pasado que, cuando leen el periódico, algo en la web o una revista se encuentran con un encabezado que les llamó la atención? Den la bienvenida a su capacidad de asombro (los últimos resquicios, quizás, pero asombro al final). Creo que a mi me pasa seguido, y hoy no fue la excepción. En un rato libre que tuve, me encontré en Internet con una nota llamada “Something extraordinary is happening in the world, and most people haven’t noticed” (Algo extraordinario está pasando en el mundo, y la mayoría de la gente no se ha dado cuenta). ¿A quién no le parece atractivo el título?

Así que, con mi niño interior abrí el link a la página y me topé con una lista de situaciones que están pasando alrededor del mundo, pero estamos tan enfrascados en la realidad social que enaltece lo consumista/capitalista, que éstas pequeñas cosas sólo las notamos cuando alguien nos invita a enfocar minuciosamente nuestra atención hacia ellas. De acuerdo con el sitio The Earth Child, la humanidad está incurriendo poco a poco en las siguientes “conductas”, y no sé ustedes, pero para mi es de lo más alentador que he leído en mucho tiempo:

  • El modelo actual de empleo se está volviendo insoportable

cambios4Pregúntenme a mi, que estaba harto de la vida de despacho de abogados, y la de empresa, si bien es más amigable, tampoco otorga un sentido de pertenencia muy fuerte. La gente está cansada de estar encerrada la mayor parte del día entre cuatro paredes, mientras ve pasar su vida frente a sus ojos, intuyendo que ahí afuera hay algo mucho más grande que lo que vive en su trabajo. ¿Cuanta gente prefiere dedicarse a ser freelance en su área de expertise, en lugar de estar soportando maltratos por parte de sus jefes? Estamos cansados de la vida casa-oficina-casa y vuelve a empezar, 5 o 6 días a la semana.

  • El modelo empresarial también está cambiando

Cuando el proyecto empresarial se enfoca en hacer dinero, está destinado al fracaso. Aun cuando el tema del fondeo (startups crowd funding) está en boga, terminamos encontrándonos con gente que no comparte el mismo sueño, sino únicamente está ahí pro hacer dinero. Dejamos en el olvido la humanización del trabajador, lo vemos como una herramienta más, en lugar de un ser humano. Todo se vuelve material, artificial.

  •  La colaboración está incrementando

Históricamente, la sociedad nos ha enseñado que, si no somos egoístas, no lograremos nada en la vida. Que tenemos que ver por nosotros mismos, porque nadie más lo hará. Esto ha provocado un distanciamiento entre los más de siete billones de personas que habitamos este planeta. Aparentemente esta generación está entendiendo que NADA se puede lograr si no nos apoyamos los unos a los otros, y viceversa. Compartir, ayudar, unirnos por una misma causa o idea nos ha hecho más fuertes, y eso que apenas estamos empezando. Este mundo está lleno de buenas personas. Si no encuentran alguna, sean buenos ustedes mismos.

  •  Por fin nos damos cuenta para qué sirve el Internet

cambiosNadie puede negar que el internet es una herramienta espectacular, y es en tiempos recientes que estamos comprendiendo el gran poder que tiene. El internet rompe barreras, acorta distancias, mejora la comunicación y acaba con las fronteras. Es el medio por el que el mundo está viendo hacia un ambiente colaborativo en lugar de seguir con el egoísmo histórico. Ha sido artífice de revoluciones (Ejemplo: la primavera árabe). Si necesitas ayuda, basta con “postearlo” en redes sociales y gente con la que quizás nunca te has cruzado podría acudir en tu auxilio. Tenemos acceso a información que los medios masivos de comunicación ocultan, lo cual nos ha hecho tener más hambre de información veraz, no la que unos cuantos quieren que veamos. Lo anónimo se vuelve conocido. El mundo se vuelve más unido.

  •   La caída de un consumismo exagerado

Durante años la sociedad ha dictado que, para tener cierto status, tienes que acceder a bienes que, siendo objetivos, no necesitamos. Si no compras tal o cuál marca, estarás “fuera de onda”, serás un forajido social. Cada año salen productos que no necesitamos, pero que la mercadotecnia ha sabido vender a través de la manipulación de la mente y el ánimo de las personas. Poco a poco, encausados por el abuso de las grandes marcas y el deseo de ver al prójimo crecer, nos inclinamos más a comprar lo local . Impulsados por el caos citadino, cada vez más personas nos desplazamos a pie, en bicicleta o transporte público. Nos valoramos más por lo que somos que por lo que tenemos. El consumismo va en picada -en México todavía no llegamos a ese punto, pero pronto lo haremos-, y las grandes marcas lo están notando.

  •  Alimentación saludable y orgánica

cambios2Recuerdo hace algunos años cuando la comida light se puso de moda, por esa obsesión de tener las mismas medidas que las modelos de lencería y ropa en general, sin saber -de inicio- la cantidad de químicos e ingredientes artificiales que conformaban ese alimento, envenenándonos sin estar conscientes de ello. Pero hemos pasado de lo artificial a lo más natural que hay, incluso reforzando el respeto por los seres vivos al comer lo más vegetariano (vegano) que la naturaleza lo permite. Nuestros hábitos alimenticios están enfocados a reducir el riesgo de enfermedades, evitar sobrepreso y apoyar a los pequeños agricultores, quienes se han vuelto relevantes en la gran cadena de producción. Incluso hay gente que cuenta con los medios y el espacio suficiente para cultivar sus propios alimentos en casa.

  •   El despertar de la espiritualidad

cambios5Quizás el más visible de todos los cambios, las nuevas generaciones están abriendo los ojos ante las mentiras de las grandes religiones que durante siglos han regido la vida de la sociedad. Cada vez menos jóvenes seguimos el fanatismo tradicional de las iglesias, y nos enfocamos en una espiritualidad más independiente, que proviene de nuestro interior. Yoga, meditación y otras formas de balance entre el cuerpo y la mente se están abriendo paso en la sociedad, incluso llegando al punto que algunos prefieren dejar de recurrir a la medicina alópata para retomar el camino espiritual y natural. Nos hemos vuelto más pensantes y críticos de lo que nos pintaban como “realidad”, y poco a poco estamos rompiendo con todas las ataduras que las religiones nos imponen, revelando las mentiras que usaron durante tanto tiempo en nuestra contra con el único fin de controlarnos y tenernos dominados. Hemos sabido encontrar un sentido a la vida alejado de imágenes, efigies y símbolos que se basaban en engaños e historias fantásticas. La gente está despertando.

  •   El sistema escolar está cambiando de tendencia

cambios1El sistema escolar antiguo -que sigue siendo actual- está diseñado para formar personas iguales, que obedezcan sin cuestionar, que memoricen sin pensar. Crean esclavos que no duden de lo que están recibiendo, y que aprendan a agachar la cabeza frente a la realidad. Cuando un niño se sale del sistema lo diagnostican con síndromes y enfermedades cuya cura está en pastillas y sustancias que lo único que hacen es taimarlo, y volverlo uno más entre el montón. La historia nos la cuentan a modo, ocultando lo que es más relevante para el desarrollo social. Prefieren a Edison en lugar de Tesla; a la revolución mexicana y no a Porfirio Díaz. Los mayas, aztecas, toltecas, egipcios, andinos, vikingos, griegos y romanos son sólo un capítulo de la humanidad, y no la base sobre la cual deberíamos erigir la sociedad. Nos educan para seguir reglas que poco a poco estamos rompiendo. La estructura tradicional de las escuelas va en declive, y se necesita un nuevo modelo enfocado en el desarrollo del individuo, no en el control de la información. Pero hoy en día la gente prefiere educar a sus hijos en casa, algunos todavía optan por sistemas Montesori. Tenemos acceso a través de internet a información que las escuelas no nos dan, y logramos darnos cuenta de las mentiras que nos imponen. La gente está despertando.

 

Lo que éstas acciones provocan es romper paradigmas, tan antiguos como la humanidad misma. Hemos vivido bajo las reglas establecidas por un grupo de personas enfocadas a tener el control de y sobre la sociedad, porque mientras menos sepamos más dóciles somos. Televisión y religión han sido las más útiles cadenas de ese sistema para mantenernos a todos presos bajo un régimen de ideas y conceptos que nos llevan a odiar todo lo diferente. Sin embargo, éstos nuevos patrones de conducta están surgiendo y cambiando la forma de vivir. Pongamos mucha atención porque, tarde o temprano, será inevitable transitar hacia ellos y, al final, hacia un mundo mejor.

Y sí, algo extraordinario está pasando en nuestro planeta.

Abrazo

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s