Quiero ser billonario

el

Este post dista mucho de estar relacionado con la afamada película protagonizada por Dev Patel. Es una gran historia y fue una magnífica forma de ilustrarla, pero mi idea de ser billonario difiere considerablemente de lo que esa o la gran mayoría de las películas nos ha enseñado.

Las características del éxito varían de persona a persona, pero en estas épocas en las que vivimos nos han enseñado que, para sobresalir, es necesario acumular una considerable cantidad de riqueza para acceder a artículos de lujo y de marcas reconocidas que, al final, son considerados el reflejo del estatus que alcanzamos dentro de la pirámide social. Esta es la razón por la que la gente suele trabajar jornadas diarias muy largas, y su dinámica de vida se convierte en un monótono “casa-oficina-casa”, con tal de conseguir el afamado sueldo que necesitamos para tener éxito. Yo lo viví hasta hace poco trabajando en despachos de abogados donde la regla es no salir antes de las 9 de la noche porque, si lo haces antes “te estás tomando el día libre”. Sí, la remuneración es muy buena pero el costo era muy alto. Algo así como “¿cuánta vida te está costando tu sueldo”?

Billonario1Vivir en un mundo así implica abandonar sueños y pasiones en pos de una vida “mejor”. Dejamos de hacer lo que realmente nos gusta porque no nos permitimos perder tiempo en cosas que no nos remuneran económicamente, y guardamos en el cajón de los recuerdos todo aquello que nos emociona tan solo de verlo, escucharlo o sentirlo. Todo por la simple aspiración de “ser millonarios”. O al menos de tener acceso a lujos pero, técnicamente, para lograr llegar a ese punto se debe tener mucho dinero y eso se convierte en nuestra aspiración. Sin embargo, ese camino que nos conduce a la meta de tener millones en nuestros bolsillos requiere de personas que estén dispuestas a hacer lo que sea necesario para llegar, sin importar el daño que causemos a propios y extraños. Lo importante es llegar sin importar el qué o cómo.

Al respecto, David W. Orr tiene una frase que todos necesitamos entender, y pronto:

El planeta ya no necesita gente de éxito. Necesita con urgencia más gente de paz, sanadores, restauradores, cuenta cuentos y gente que ame lo que hace. Necesita gente que viva de forma correcta en sus hogares, gente con suficiente fortaleza moral deseosa de sumar esfuerzos para hacer este mundo habitable y humano. Y esas cualidades tienen muy poco que ver con la idea de éxito como hasta ahora se ha definido.

Y siguiendo esa idea es que Jason Silva, otro personaje al cual admiro mucho, ha forjado la idea de lo que se considera “ser billonario”, definiéndola como aquella persona que afecta de manera positiva la vida de billones de personas. No implica la generación ni acumulación de riqueza, ni tampoco una vida laboral extenuante. No, ser billonario implica “tocar” la vida de billones de personas a través de nuestros actos, de nuestras propias ideas con la finalidad de enderezar este barco llamado planeta tierra y convertirlo en un mejor lugar para vivir. Entender que la energía que enviamos al mundo cuando ayudamos a alguien es mucho más poderosa y benéfica incluso para nosotros mismos, en lugar de la que generamos cuando abusamos de alguien con la única finalidad de pasar por encima de ellos en el escalafón social.

Billonario3¿Pero qué significa tocar de manera positiva la vida de billones de personas? Todos aquellos actos que ustedes consideren que puedan ayudar a hacer un mejor día para cualquier persona: levantar algo que se le cayó a alguien, hacerle un cumplido al de enfrente por su ropa, su trabajo o cualquier cosa que sea visible a nuestros ojos; edificar en lugar de criticar; sonreír a alguien con quien cruzamos miradas; pagar la cuenta de un desconocido en algún restaurante o tienda; regalar una monea a quien lo necesita; una palabra de aliento o una palmada en la espalda; una llamada o mensaje a esa persona de quién se han acordado pero por “falta de tiempo” no han podido contactar; donar dinero de forma anónima; regalar un libro; ayudar a alguien en su trabajo; cederle el lugar a otra persona, lo necesite o no; abrir la puerta para alguien más; reconocer el esfuerzo realizado sin importar de qué actividad se trate; escribir algo para alguien; dejar una nota de felicitación anónima; llevar a alguien a algún lado cuando vamos hacia un sitio cercano; regalar una flor, un dulce o chocolate a alguien que esté teniendo un día complicado; regalar algo que pudiera parecer insignificante pero que para alguien más pudiera ser muy valioso; una simple conversación con alguien que suele estar aislado; donar ropa y útiles escolares, ya sean usados o no; un abrazo en tiempos de tribulación; dar el paso a un ciclista o automovilista; llevar una medicina a alguien que esté enfermo y viva solo; y una infinidad de etcéteras.

Actos para ayudar a alguien hay infinidad. Es cuestión de encontrar nuestras fortalezas y virtudes, y saber utilizarlas en beneficio de los demás. Uno nunca sabe en qué momento un gesto tan simple puede alegrar la vida de alguien más, incluso salvarla. Hay tanta gente caminando por el mundo con depresión, enfrascada en los aspectos negativos de la vida, que una simple palabra de aliento o un cumplido pueden hacerle ver que siempre hay luz al final del túnel.

BillonarioSon todos estos y otros actos los que harán de nosotros los billonarios que anhelamos ser. La energía que enviaremos al mundo será tan positiva y de tan alta vibración, que la misma regresará a nosotros de la misma forma, mejorando inmesurablemente nuestra existencia. No nos quita nada tocar positivamente la vida de las personas, y el beneficio no sólo individual, sino colectivo será inmenso.

Mi anhelo desde pequeño nunca ha cambiado, y lo digo de manera abierta: quiero ser una persona exitosa. Quiero ser billonario. Es sólo que he cambiado tanto, que esos conceptos son muy distintos a lo que solían ser, y no puedo estar más tranquilo y satisfecho con ello.

Abrazo.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. licityblog dice:

    Nos gusta mucho como escribes ¡Felicidades!

    1. JRovelo dice:

      Muchas gracias, qué bueno que les gustó. Me honra saber que me leen y que les gusta lo que escribo. Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s