Trevor Noah – Born a Crime

Soy fan de Trevor Noah. Probablemente han escuchado de él: es un comediante que actualmente ocupa el rol de conductor de The Daily Show, un programa de comedia dedicado a criticar los acontecimientos políticos y sociales, predominantemente en los Estados Unidos, pero con un sentido del humor e ironía que solo quien está a cargo de dicho show puede lograr.

Siendo aficionado de sus videos en Youtube, me encontré con este libro, Born a Crime, escrito por el mismo Trevor Noah y publicado por la editorial Spiegel & Grau. No supe como traducir “born a crime” al español, pero la frase hace referencia a cómo su nacimiento era considerado un crimen en su país natal, Sudáfrica.

Trevor Noah es un comediante y conductor de televisión sudafricano, conocido, como dije, por ser el conductor de “The Daily Show”, del canal Comedy Central. Si les suena conocido, es porque Noah heredó el puesto que antes ocupaba Jon Stewart, quien es considerado uno de los mejores comediantes y críticos de esta época. El dejo de sátira con el que se abordan los temas en el show no sólo ayuda al televidente a digerir de manera más amigable las malas noticias de las que nos enteramos todos los días, sino también a observarlas con un ojo crítico que bien atiende al dicho que “no hay mejor cura para todos los males que la risa”.

Ocupar el sitio que un grande como Jon Stewart no es ni será cosa fácil. No obstante, durante los casi dos años que lleva al frente de la emisión, Trevor Noah ha demostrado estar al nivel y, fiel a su muy particular estilo, se está haciendo de un renombre que muy pocos logran alcanzar, resultado de su agudeza mental y peculiar sentido del humor. ¿Cómo supieron que sería un buen reemplazo? Solo la gente en Comedy Central lo sabe, pero sin duda dieron en el clavo.

Born a crime es una especie de autobiografía, en la que el autor narra su vida, desde la infancia hasta la juventud, en una Sudáfrica que estaría por hacer a un lado el apartheid para apuntalarse hacia la vida democrática -al menos en el papel-, y como toda su vida se enfrentó al dilema de no pertenecer a un grupo social en específico. Como si el talento que posee para hacer comedia y transmitirla en un programa de televisión no fuera suficiente, se dedicó a retratar en este libro cómo era su vida en un régimen que se encargaba, no solo de tratar a las personas de color, sino de crear diferencias entre las distintas tribus de aquél país, para generar en cono entre ellas y que no existiera una especie de frente común que pudiera contrarrestar los abusos en su contra.

Hijo de padre suizo y madre sudafricana, no era blanco ni negro según los estándares de aquella nación, sino que era una persona “de color”; no blanco ni negro, sino de color, lo cual le causó una confusión pues era amigo de un grupo e iba a la escuela con otro, y con los de su color no tenía nada en común. Narra también, cómo cuando era niño no podía ir de la mano de su papá por la calle, por el riesgo inherente de ser detenidos por la policía, por las prohibiciones establecidas en la ley sudafricana en esa época, que prohibían la unión entre una persona blanca y otra de color.

Desde sus orígenes familiares, sus historias de desamor juvenil, las faenas que realizaba día con día durante su juventud para hacerse de dinero, hasta la historia de cómo su mamá se casó con un individuo que, años después, le daría dos balazos -uno de ellos en la cabeza-, a los que sobreviviría de milagro, la historia de Trevor Noah es de un niño alegre, ajeno a los problemas del mundo gracias a la figura materna, así como de la rebeldía que cualquier persona de su edad y en sus mismas condiciones debía vivir si deseaba hacerse un lugar en una sociedad que apenas entraba en contacto con las libertades inherentes al mundo occidental.

Considerando que una imagen habla más que mil palabras, me di el tiempo de ver en Netflix el documental llamado “You laugh but it’s true” (te ríes pero es verdad), en el que relata su vida en una familia interracial en Sudáfrica y las vivencias que eso conlleva, y el uso que les da a esas circunstancias para crear el guión de su primer show individual como “estandupero”. No existe mejor complemento para el libro que este documental, en el que recorre las calles de su vecindario, y permite a la audiencia entrar hasta la cocina de la casa de su persona favorita en el mundo: su abuela, para terminar con una conversación que tiene con su mamá una vez que ésta salió del hospital después de la agresión de la que fue objeto por parte de su ex-esposo.

Habiendo terminado el libro y después de ver el documental, me siento cercano a Trevor Noah, como si lo conociera de primera mano y fuera capaz de identificar, de alguna manera, de dónde viene su agudez crítica y esa picardía que se necesita para conducir un programa como The Daily Show. Toda esa experiencia acumulada durante años de vivir en un régimen como el sudafricano, aunado a la habilidad de hablar al menos siete idiomas, son las bases para otorgarle las herramientas necesarias para llegar al punto en el que se encuentra en estos momentos. Además, conocer la vida de una persona perteneciente a una minoría racial que sufre tantas opresiones en el mundo nos ayuda a comprender la lucha que han tenido que sobrellevar para llegar al presente en sus vidas. A Trevor Noah le va sin duda muy bien como conductor de televisión, comediante, y ahora como autor, pero adentrarse en su pasado ha sido algo magnífico.

Recomiendo ampliamente este libro de uno de los ciudadanos de Sudáfrica más reconocidos en la actualidad. Nos permite conocer sobre la infancia de una de las personas con mayor auge en el mundo de la comedia, su rebelde, incansable y amorosa madre, sus aventuras escolares y sus decepciones amorosas, así como sobre lo complejo que era la vida en una nación gobernada por un régimen autoritario y racista. Pocas vidas atraen mi atención tanto como la de Trevor Noah.

El libro lo encuentran en versión electrónica así como en pasta dura y audiolibro. El documental está disponible en Netflix.

Abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s