El Socavón que es México

No sé ustedes, pero he notado que en los últimos meses prácticamente todo lo que se habla acerca de México tiene que ver con algo malo. Esto es muy distinto a que sólo esté pasando cosas malas, porque seguramente hay un gran número de sucesos dignos de presumir, pero lo que hace más ruido en este país lo deja mal parado, con un sabor de boca agrio y, seguramente, con un gran coraje en el alma de los que lo amamos.

El primero de septiembre es la fecha en la que el titular del poder Ejecutivo tiene que rendir su informe anual de labores. El formato ha cambiado, pasando de una ceremonia en la Cámara de Diputados en la que el presidente, cobijado por el cariño de los que lo apoyan -un Congreso a modo-, daba un discurso frente al poder legislativo en el que hacía notar los supuestos avances y logros de su administración, a cambio del aplauso y la congratulación de sus congéneres. Como si su mundo fuera el único, obviaban los problemas de los demás y continuaban con sus actividades diarias.

Como cada año, el informe estuvo lleno de datos y supuestos logros, y el presidente actuó como vendedor tratando de convencernos a más de 100 millones de personas de que su producto es el mejor, que siempre funciona y que está carente de desperfectos. El problema con esta administración es que nadie le cree ni una sola palabra de lo que dice. Por muchos esfuerzos que haga por adornar sus palabras, la realidad es distinta, y la ciudadanía ha caído en un hartazgo del que difícilmente podrá levantarse, debido a los múltiples escándalos de corrupción, los altísimos niveles de impunidad y el grosero cinismo con el que se maneja la clase política mexicana. En pocas palabras, estamos hartos de ellos.

Y lo irónico de todo es que, platicando con varios de mis compatriotas, cuando pensamos en el gobierno es imposible no relacionarlo con los socavones que tan de moda se han puesto en las calles de la CDMX y las carreteras federales. En un lapso de 45 días se han reportado al menos tres grandes socavones, siendo el más notorio el de la autopista México – Cuernavaca, que “apareció” a mediados de julio en una de las vías de comunicación más transitadas por los capitalinos cuando de vacaciones se trata. La noticia todavía resuena en el oído mexicano, porque días antes de su inauguración, el gobierno federal publicó un video en el que se ve al Secretario de Comunicaciones y Transportes conduciendo un automóvil a través de la vía en la que se encontró este agujero que no bastó que fallecieran dos personas, sino también toda esperanza del presidente de empezar su último año de gestión con una buena nota.

Todo en México parece un caos en estos momentos: la economía no crece, la inseguridad ha alcanzado niveles alarmantes, las obras públicas no son funcionales a pesar del altísimo sobre costo que tuvimos que pagar por ellas, la imagen al exterior del país solo está por encima del maltrecho presidente de los Estados Unidos, y la confianza en la clase política es absolutamente nula. Hay una desconfianza generada por la falta de resultados, por más que la administración se empeñe en mostrar una imagen prístina de sus logros, gastando de paso millones de pesos en imagen y comunicación social, en lugar de invertirlo en las múltiples áreas de oportunidad con las que cuenta el país.

México no da buena imagen, y no se ve para cuando podamos salir de esta. El gobierno es un absoluto desastre, nadie confía en él porque ha resultado inútil su funcionamiento. Si no se derrumba, se ahoga en sus propios actos y discursos. Su gestión la venden como la última maravilla, pero una vez que transitamos en ella, nos damos cuenta que el destino es el precipicio, y no existe nada que nos detenga, pues estamos justo encima del hoyo político creado por los que mandan. Así es México ahorita, un verdadero socavón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s