Los héroes del temblor del 19 de Septiembre

Mucho se ha hablado del sismo que sacudió la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre, el mismo día en que se conmemoraban 32 años del fatal terremoto que mató a miles de personas en el entonces Distrito Federal, en 1985. Semanas después escuchamos acerca de los derrumbes, la corrupción que los provocó, y algunas de las historias de las personas que han sido rescatadas de los escombros. Sin embargo, lo platiqué con alguien unos días después del trágico evento, este lamentable suceso sacó a relucir lo mejor de la sociedad mexicana.

Diego Luna lo ilustró como nadie podía haberlo hecho: tan pronto como los edificios cayeron, lo normal sería pensar que la gente correría alejándose del derrumbe, pero fue exactamente lo opuesto. La gente corría hacia el derrumbe para salvar a alguien, a algún perro, para ver si podían hacer algo para ayudar a los que se encontraban ahí.

Ante el  caos generado por el desastre, era claro que la ayuda se tardaría en llegar, al menos por parte del gobierno. Sin embargo, este desastre sacó el lado más humano de la gente, ése que los llevó a ayudar sin detenerse a pensar si era o no un rostro conocido el que estaba en problemas. Como experiencia personal, fue en extremo conmovedor -todavía me provoca lágrimas- ver a personas de todas edades, géneros y tamaños ayudar. Desde remover escombros, comprar, transportar y acomodar víveres, preparar alimentos, repartir comida y bebidas para los rescatistas, todos se esforzaban por ser parte de algo más grande que cada uno de nosotros. Entendimos que, no importa en dónde estemos, todos somos parte de lo mismo, vivimos en unidad y, como tal, no hay nada más naturalmente humano que extenderle la mano al que más lo necesita en determinado momento.

He aquí una muy breve lista de todos aquellos héroes que, sin ser su obligación, se prestaron en cuerpo y alma para aliviar la tragedia que vivimos todos hace apenas un par de semanas. Mi agradecimiento a todos y cada uno de ustedes:

Sismo

Héctor Rodarte y Eduardo Zárate, por darnos una hermosa lección de amor y solidaridad estando en silla de ruedas y sin una pierna. Enrique “Kike” Lavalle, por pasar más de 48 horas sin dormir, entregado a rescatar personas atrapadas bajo los escombros. Luis “N”, por regalar tacos de canasta para los voluntarios, siendo que esa es tu única fuente de ingreso. El dueño de la ferretería ubicada en la calle Sonora 128, en la colonia Hipódromo Condesa, por donar todo su inventario para el rescate de personas. La persona que regaló tamales y atole para los voluntarios sin pedir un peso a cambio. Las personas de la tercera edad que, haciendo ésta a un lado, prestaron su ímpetu en los centros de acopio para hacer llegar víveres y herramientas a donde más se necesitaban. Los brigadistas, topos y rescatistas que se encargaron de sacar hasta el último cuerpo de los escombros, poniendo en riesgo su propia vida. Los marinos y militares que, de la manera más humana que conocen, atendieron la emergencia como pocos pudieron haberlo hecho. Frida, Eco, Evil, Titán y todos los perros que con su inmenso amor nos dieron una lección de vida a los humanos. A los voluntarios que removieron escombros, llevaron víveres, donaron dinero y tiempo, incansablemente incluso bajo la lluvia. Todos ustedes han hecho que, al menos este humilde servidor, se sienta profundamente conmovido y orgulloso de la gente de México.

Sismo6

Poco supimos de las personas que hicieron y están haciendo que la reconstrucción de esta ciudad se acelere. Más allá de la corrupción que habita en cada uno de los gobernantes y que daña tanto o más que un sismo, se demostró que la ciudad fue tomada por la sociedad civil, y esperemos nunca la dejemos ir. Gracias a todos los que han devuelto la fe a una ciudad hambrienta de buenas notas y gestos nobles. Porque por fin entendimos que de nosotros depende hacer de éste un mundo mejor, empezando por nuestra propia casa.

Sismo3

Sismo4

Sismo8Sismo5

Cierro con una frase que me encontré en redes sociales, de autor desconocido: “Las tragedias no se escogen; se viven, se sufren, se reparan y se aprende de ellas”. Del terremoto hemos recibido un sin número de lecciones muy valiosas, pero sobre todo, que todavía hay gente dispuesta a dar lo mejor de sí ante la necesidad de su prójimo.

No lo olvidemos nunca.

Gracias.

Anuncios

One response to “Los héroes del temblor del 19 de Septiembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s