Nuestro viaje a Islandia

Islandia es un país maravilloso. Por su nombre (sobre todo en inglés -Iceland-), uno pensaría que está cubierto de hielo y que su clima es frío. Y tienen razón, pero aún así es un destino que tenemos que aprovechar como seres humanos, por todo lo que nos regala.

Pero vayamos por partes.

Planear un viaje a Islandia no es sencillo, tienes que hacer forzosamente escala en alguna ciudad de Estados Unidos o Canadá, y de ahí volar a Reykjavík, la capital. Para resumir la historia, nos tomó un total de 37 horas llegar a Reykjavík desde que pusimos un pie en el aeropuerto de la Ciudad de México. Hicimos una escala en NY, de unas cuántas horas, pero al llegar a nuestro destino final lo único que logramos hacer Eli y yo fue dormir para reponer el cansancio acumulado. Dormir en un avión no es precisamente lo más cómodo, entre la turbulencia y un ruido que no sabes si son ronquidos del vecino o un motor descompuesto, lo único que quieres hacer es dormir acostado en algún lugar.

Islandia3
Vista de Reykjavík, capital de Islandia

Visitar Islandia es enfrentarte a la naturaleza. A cualquier lugar al que voltees te encontrarás con montañas cubiertas de nieve, posiblemente algún volcán, y un paisaje que asombra a cualquiera. El  clima frío es capaz de espantar al más cauto, pero si se logra vencer la barrera de lo desconocido, uno entiende que el mismo ambiente gélido es parte de lo que hace a ese país nórdico una auténtica maravilla. No obstante, nuestra naturaleza precavida nos llevó a contratar varios tours durante la semana que estuvimos ahí, porque entendimos que aventurarnos a conducir un automóvil en un país en el que los caminos probablemente estarían cubiertos de hielo -nieve, en el mejor de los casos- y que su idioma no está ni cerca de ser entendible para el visitante común, decidimos ir a lo seguro poniéndonos en manos de los expertos.

Salir a explorar Islandia, como dije, es afrontar que como individuos somos nada frente a la naturaleza. Por haber ido durante la segunda mitad del otoño nos encontramos con la cascada más grande de Islandia congelada en un 75%. Así de frío es por allá, pero no menos espectacular a pesar de eso. Caminar en la nieve, si lo han hecho, es una experiencia única, y más cuando se está rodeado de todo aquello que la mano del hombre no ha tocado.

Islandia
Blue Lagoon, uno de los lugares más exóticos que encontrarán

Además, Islandia tiene una ubicación privilegiada en términos geológicos. Está asentada sobre cientos de glaciares y tiene una cantidad inmensa de volcanes -muchos de ellos todavía activos-, lo cual pudiera parecer aterrador, pero sabiendo los beneficios que esto conlleva lo hace más encantador. Nadar en una “laguna” de aguas termales al aire libre en una temperatura de 1° es una experiencia única, e Islandia tiene un gran número de estos sitios. El mejor, sin duda, es Blue Lagoon, un lugar que atrae cientos de turistas al día, y es que los nueve millones de litros de agua geotermal proveniente del océano en combinación con un mineral llamado Silica que le da el color azul característico del lugar, lo convierten en parada obligatoria cuando se visita Islandia. Considerando, además, todos los beneficios para la piel que se obtienen gracias a las cualidades de la combinación del agua geotermal y la Silica, aunado a que pueden disfrutarlo acompañados de una bebida que ofrecen en un bar al aire libre, difícilmente querrán salirse de ahí.

¿Por qué decidimos ir a Islandia? La razón principal que nos orilló fue ver las auroras boreales. Las famosas Northern Lights que tanto vemos en fotografías fue el imán que nos impulsó a visitar esa región del planeta. A pesar de tomarnos dos intentos en días consecutivos, presenciar un espectáculo natural como lo es el de las auroras boreales es…es…no hay palabras para describirlo. Ver el cielo cubierto de una luz verde con tonalidades rosas y moradas “bailando” y cambiando constantemente de forma es tan sólo una manera que los humanos tenemos para entender lo pequeños, insignificantes que somos en este universo. Sin ánimo de exagerar y haciendo a un lado la vergüenza que predomina en un país machista como México puedo decir que es tanta la emoción que no pude contener las lágrimas, aunque éstas se congelaran tan pronto se asomaron debido al intenso frío que hacía esa madrugada. Pero insisto, nada de lo que diga aquí hará justicia a lo que nuestros ojos presenciaron. Simplemente espectacular.

Islandia4
Separación de las placas tectónicas, en Reykjanes

Para entender lo grandioso que es este país, además de los múltiples sitios para ver aguas termales y géisers (o como sea que se escriba, en Islandés es Geysír), la península de Reykjanes tiene un punto en particular en el que se encuentra la división de las placas tectónicas de Eurasia con la de América, y cada año éstas se separan aproximadamente 2 cm. Podrá parecer irrelevante, pero asimilar lo que significa, y estar parado ahí, justo en esa división, es algo verdaderamente especial.

El único inconveniente que encontramos durante nuestra visita fue que el clima provocó que cancelaran nuestro penúltimo tour: uno que nos llevaría a conocer otras cascadas y una playa negra. Sí, como lo oyen. Una playa con arena negra. Les contaría de ella y por qué es negra, pero el clima evitó que la conociéramos, así que: ¡Gracias, clima! Sin embargo, como todo en este mundo, siempre hay algo bueno de todo, y la cancelación del tour nos encauzó a visitar un par de museos (uno de ellos con una cueva de hielo) y a tomar un tour especialmente atractivo en la ciudad de Reykjavík, uno en el que cataríamos seis distintas cervezas, todas muy buenas, maridadas con comida típica islandesa: carne de cordero, camarones, salmón, ostiones y un helado con galleta absolutamente delicioso. ¿Mencioné que las cervezas eran buenas? Como breviario cultural, hasta 1989 estaba prohibido tomar cerveza en Islandia. Sin embargo, a juzgar por las cervezas que nos dieron a probar, puedo decir que han logrado ponerse al corriente del mercado cervecero muy rápido.

Islandia1
Calles de Reykjavík, con las montañas al fondo

Reykjavík, la capital de Islandia, es una ciudad como cualquier otra: las calles del centro de la ciudad están repletas de tiendas, restaurantes, cafés y bares, está la típica iglesia ícono de la religión en el país (aunque esta es particularmente llamativa), y un sistema de transporte organizado de manera tan puntual que pareciera que estamos en la Ciudad de México. Es broma, en la CDMX no hay orden alguno, y en contraste, los autobuses de Reykjavík recorren sus respectivas rutas en horarios determinados, y la gran mayoría de veces llegan a la parada a la hora indicada. Además, cada parada de autobús tiene una breve explicación gráfica de la ruta que recorre cada línea, así como las paradas predeterminadas que hace a lo largo de la misma. Un absoluto orden.

Como todo en esta vida, nuestro viaje a Islandia llegó a su fin, pero no sin antes haber comprado los pocos regalos que planeábamos llevar, tomando en cuenta lo caro que es todo en ese país. Una comida normal (hamburguesa y limonada) cuesta el equivalente a 400 pesos. Las barritas de granola y similares no saben tan mal, después de todo. De regreso hicimos escala una vez más en NY, y el cansancio se fue acumulando tanto que creo que todavía sigo con jet lag, cinco días después de haber finalizado el viaje.

Islandia2
Geysír, Islandia

Aun así, puedo decir que es uno de los mejores que he hecho en mi vida, peleando el primer puesto con mi viaje a Perú hace algunos años, pero sin duda uno que quedará en mi memoria hasta en tanto ésta no me traicione. Sí, podrá ser caro, pero la recompensa que uno obtiene de haber convivido tanto con la naturaleza es incomparable.

Abrazo.

Anuncios

2 thoughts on “Nuestro viaje a Islandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s