La felicidad se obtiene dando y ayudando, no recibiendo y acumulando

Nos han enseñado que el dinero es sinónimo de felicidad. Y esa aseveración no está muy lejos de la realidad. Sin embargo, el uso que se le da a la riqueza es lo que dictará el nivel de felicidad que alcancemos en la vida.