Olvídate de la felicidad y de sentirte bien, enfócate en ser mejor persona

Al diablo el positivismo. Al diablo los sentimientos. Olvídate de tratar de sentirte bien todo el tiempo. Enfócate en ser una mejor versión de nosotros mismos. Sé proactivo. Se trata de actuar positivamente en lugar de sentirte bien. No es ser grande sino ser mejor. Existe una mayor felicidad en una cucharada de auto superación lograda con mucho esfuerzo que en un océano lleno de afirmaciones positivas.

Ojo, no hay nada de malo con ser feliz, pero cuando lo seas, también sé agradecido. Disfrútala. Absórbela. Hasta lo más profundo de tu ser. Pero después déjalo ir. No permanezcas en ese estado por mucho tiempo o te atrofiarás. Te quedarás estancado, perderás tu enfoque. Los demás sentimientos tienen que enseñarte tanto o más que la felicidad.

Mejor5Todo el mundo habla acerca de estirar nuestras zonas de confort, pero cuando se trata de poner manos a la obra, la mayoría de la gente permanece en su confortable, positiva, calientita y feliz zona de confort. Nos aferramos a ella sin darnos cuenta, hasta olvidarnos de uno de los secretos acerca de vivir vidas finitas en un universo infinito: toma todas las cosas con moderación. Esto incluye, por supuesto, las emociones positivas, porque éstas son más proclives a tomarte como rehén que las emociones negativas. Sin embargo, las negativas tienden a motivarte. No significa que debas ser negativo todo el tiempo, porque también la negatividad debe tomarse con moderación. Significa utilizar las emociones negativas para motivarte a llevar a cabo acciones positivas. Pregúntense a ustedes mismos: ¿Qué me motiva más, un “lo lograste” o “no hay manera de que lo logres“?

Cuando llega un “lo lograste” no queda nada más por hacer, ni lugar a donde ir. Has terminado, estás satisfecho. La zona de confort ha alcanzado su máxima capacidad. Estás atascado. Con un “no hay manera de que lo logres” existe el reto, hay un obstáculo que superar, una aventura por explorar. Tu zona de confort tiene todavía espacio hacia donde crecer y, al final, ser superada. Y después continúa hacia el siguiente obstáculo. Como diría el maestro Zen Shunryu Suzuki: “en la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la mente del experto habrá muy pocas”. Además, viéndolo de manera objetiva, no existe tal cosa como “lo lograste”. Mientras estés vivo siempre habrá más vida por vivir.

En ocasiones la vida es tan simple como que existe la buena y la mala fortuna. En ocasiones el destino está fuera del alcance de nuestras manos, y está bien. No todo depende de las decisiones del ser humano, y sucederán cambios inesperados que echen a perder las demás cosas. Las cosas pasan y nosotros les damos una razón de ser para aligerar nuestra carga. Esto es necesario si quieres permanecer en tu zona de confort, pero es desastroso si quieres convertirte en una mejor y más sana versión de ti mismo. Ante las cosas pregúntate: “¿qué puedo aprender de esto?”, y observa como tu zona de confort desaparece ante tu evolución progresiva.

 

Mejor1Si la arrogancia es una trampa, la superación personal es la llave para esa trampa. La primera está basada en emociones y la segunda en acciones. Aquella habita en emociones positivas mientras que ésta se enfoca en acciones positivas. La clave de esto está en la acción. Las emociones y afirmaciones positivas ayudan, pero no son suficientes. Equivale a tener un chaleco salvavidas en aguas turbulentas. Sí, estás a salvo de ahogarte, pero sin acción alguna -sin nadar-, ese salvavidas no garantiza nada. Si no nadas hacia lo seguro estarás muerto de cualquier manera. Aprecia el salvavidas por lo que es, pero no te quedes ahí vanagloriándote en tu arrogancia. ¡Nada! ¡Actúa! El acto positivo de nadar hacia la vitalidad, la supervivencia supera la emoción positiva de apenas tener un salvavidas para evitar ahogarte.

Lo mismo sucede con la felicidad, no siempre es suficiente. A veces tienes que mandarla al diablo, olvidarte de solo flotar para lograr lo suficiente. Olvídate de aferrarte a la cómoda zona de confort que evita cada día que te conviertas en una mejor versión tuya. Agranda esa zona de confort, transforma tu chaleco salvavidas en una vida bien vivida.

La ironía está en que, a la larga, obtendrás más felicidad al procurar una auto-superación incómoda y -a veces- dolorosa que de permanecer satisfecho en un estado “feliz” y de arrogancia confortable. Y aún si no fuera así, al menos lo intentaste; al menos tuviste el coraje y los medios para hacer de tu vida algo mejor.

 

 

Todo se reduce al momento presente. ¿Quién eres en este momento? Pregúntate: ¿quiero ser mejor o quiero permanecer igual? No hay nada malo con elegir cualquiera de las dos; el error está en esperar auto-superación cuando decides permanecer igual. El error está en esperar que tu zona de confort se agrande milagrosamente cuando no has hecho absolutamente nada para que eso suceda. Está mal esperar que tu salud mejore cuando no haces nada al respecto. Si quieres permanecer igual no habrá nadie que te detenga, pero si quieres entrar en acción para agrandar tu zona de confort y vivir al máximo, manda al diablo la felicidad (por ahora); es momento de aprender de mis emociones durante un tiempo.

Mejor3Existe una inmensa sabiduría en la tristeza, en la ira, los celos y el dolor. Prácticamente todo el arte fue creado con base en el poder inherente de esas emociones “negativas”, y lo mismo sucede con el arte de la vida, y con tratar de traer balance y armonía a la vida. La verdadera felicidad se obtiene transformando lo malo en carne de cañón para lo bueno, que en estar satisfecho con cosas mediocres y renunciando a las malas. Eliminar las cosas malas crea demonios que nos perseguirán aún dentro de nuestra zona de confort. Lo ideal es no crear esos demonios; o si ya están ahí (que probablemente así sea), acéptalos, afróntalos, sin miedo. Atrévete a transformarlos en tus aliados, algo así como transformar demonios en diamantes. Es el mejor ejemplo de transformar una emoción negativa en acción positiva.

Así que, ¡al diablo la felicidad! Especialmente si representa un freno para que te desarrolles completamente, si te mantiene atascado en tu zona de confort. Una vida bien vivida no puede vivirse dentro de una cómoda y segura -pero pequeña- zona de confort. No importa que tan feliz seas ahí, solo podrá alcanzarse si te atreves a estirar esa zona de confort, una y otra vez. No importa si eso conlleva dolor, tristeza y aflicción, siempre habrá una aventura más adelante. Existen otros horizontes qué explorar, así que olvídate de las emociones positivas, mejor enfócate en transformar tus emociones negativas en acciones positivas.

 

Abrazo

**texto traducido por el autor a partir de http://themindunleashed.com/2017/12/fuck-happiness-forget-feeling-good-focus-better.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s