Pep Guardiola

el

¿Qué tan fácil es admirar a alguien por haber leído su biografía, o por haber visto algún documental acerca de esa persona? No tengo una respuesta certera, pero puedo decir que me sucedió con el entrenador del Manchester City de la English Premier League: Pep Guardiola.

En días pasados terminé de leer PEP GUARDIOLA, una biografía escrita por Guillem Balagué, quien durante más de cuatro años se encargó de entrevistar a personajes cercanos -y no tanto- al entrenador catalán, para ofrecernos una mirada cercana a su vida tanto dentro como fuera del campo, desde sus últimos años como jugador profesional, hasta su fichaje como entrenador del Bayern Munich de la Bundesliga. El enfoque principal de este libro es, por supuesto, sus cuatro años al frente del FC Barcelona, con el cuál consiguió un gran número de títulos tanto en España como en competencias internacionales, colocándolo en el primer plano de los directores técnicos del fútbol mundial.

Además, para complementar la lectura, terminé de ver la serie-documental producida por Amazon “All or Nothing” que se enfoca en equipos de diversas disciplinas deportivas. En el caso del fútbol soccer empezó con el Manchester City, durante la temporada en la que se proclamaron campeones de Inglaterra con Guardiola en su segundo año al frente del equipo. El documental permite al espectador adentrarse en la vida del City, acompañar a los jugadores durante las pláticas previas a los partidos, en el vestidor después de un triunfo o alguna derrota, así como al entrenador durante el proceso de preparación para un juego importante, como los de la UEFA Champions League.

pepLo más impresionante acerca de Pep Guardiola es el enfoque que le da a su papel como entrenador. A diferencia de lo que uno podría pensar, la idea que tiene de entrenar es aprender, primero, y conseguir que sus jugadores “compren” la idea de lo que pretende hacer. No busca forzarlos a que lo hagan, sino que los invita a comprender el por qué de sus ideas, para que todo el equipo funcione de acuerdo con las capacidades de cada una de las personas que forma parte de él para el funcionamiento del todo. La posición que asume como director técnico no es autoritaria, sino simplemente de timón para que sean los jugadores las piezas que completan el barco que los lleve al puerto deseado.

Era tanta su obsesión por la perfección de su trabajo, que nunca se sintió lo suficientemente bueno como entrenador. El libro refleja el trabajo arduo que realizaba antes y después de cada partido para estar en la posibilidad de dar a sus jugadores las mejores herramientas para triunfar, con el sacrificio que eso conlleva, incluyendo de su vida personal a lado de su esposa e hijos, todo en búsqueda del mejor fútbol que su equipo pudiera jugar. Sin querer sentirse referente, es imposible no relacionar a Guardiola con la revolución que tuvo el fútbol a partir de que se hiciera cargo del primer equipo del Barcelona. Fue él quien puso al equipo catalán de regreso en el primer plano del fútbol mundial, y como referente de un estilo de juego que posteriormente sería copiado -o al menos eso pretendían- por otros equipos de todos los niveles y categorías alrededor del mundo.

Además, es imposible también relacionar a Pep con la evolución de Messi de un simple joven de la cantera catalana hasta llegar a ser uno de los mejores jugadores de la historia del deporte. En pocas palabras, Messi no es lo que es hoy en día si no hubiera llegado Guardiola al primer equipo del FC Barcelona.

Manchester City v Manchester United - Premier League
La pasión que muestra Pep durante los partidos es contagiosa. Es un apasionado del fútbol

Hay muchas otras cosas fascinantes acerca de este personaje: su afamada rivalidad con José Mourinho, primero en España y después en Inglaterra, y cómo padecía esa constante “guerra” mediática del que era tan adepto el entrenador portugués. Su relación tan cercana con los jugadores de sus equipos, tanto en España como ahora en Inglaterra en el Manchester City. Antes de ser entrenador, Pep deja ver la gran calidad humana que tiene, motivando en todo momento a sus jugadores a ser mejores, a hacer las cosas que tienen que hacer, sin importar si el resultado fue o no favorable para ellos. Además, Guardiola no mide el éxito con base en el número de títulos obtenidos por sus equipos, sino en el juego que demuestran cada día en el campo de juego y, sobre todo, en la relación que establece con cada uno de sus jugadores. Sabe que no todos deben ser tratados de la misma forma, y aplica un método y formas distintas para  cada uno, según lo que logra interpretar de todos ellos.

El mundo y la vida del Guardiola entrenador es fascinante. Es un gran motivador, un soberbio estratega y, sobre todo, un humilde ser humano. Si bien soy entrenador en un deporte completamente distinto al fútbol, existen ideologías que uno puede adquirir de los mejores, y qué mejor ejemplo que el entrenador de origen Catalán. Nunca me había sentido atraído por los equipos que dirigía. Sin embargo, hoy puedo decir que Pep ha ganado un adepto más, y que a partir de hoy lo seguiré prácticamente a cualquier equipo o país en el que decida dirigir. Claro, excepto si se va a Italia a un equipo distinto de la Juventus de Turín.

Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s